Alexander Santana: «Un podium imaginado desde niño»