Grégoire Munster daña su i20 N Rally2 y corre en Ypres con el de Frédéric Rosati

Un accidente en los test a pocos días de los preparativos de Grégoire Munster para el Ypres Rallye de Bélgica fueron un poco más frenéticos de lo que le hubiera gustado.

Munster, hijo del excampeón belga Bernard, participaba en el Rallye van Staden unos días antes de la novena prueba del WRC cuando volcó su Hyundai i20 N Rally2 a gran velocidad. Aunque él y su copiloto Louis Louka salieron ilesos, el coche estaba demasiado dañado para ser reparado a tiempo para Ypres.

Se hicieron llamadas desesperadas para intentar encontrar un coche de sustitución y no fue hasta el martes por la tarde -cuando la pareja ya había comenzado los reconocimientos- cuando se encontró una solución.

El francés Frédéric Rosati, un habitual del contingente de los Masters del WRC2, ofreció el uso de su Hyundai similar. ¿El truco? El coche tenía que volver exactamente como se fue, listo para que Rosati disputara el EKO Acrópolis Rallye de Grecia del mes que viene (8 – 11 de septiembre).

«No teníamos la opción de alquilar un coche», explicó Munster. «Creo que nos pusimos en contacto con unos siete equipos diferentes, y al final todo parecía un poco inútil. Pero entonces Frédéric tuvo un gesto maravilloso: nos prestó su coche y ese fue el trato: que corriéramos en Ypres y luego teníamos que devolvérselo entero porque lo necesita para Grecia», detalló el piloto.

«Aun así, fue mucho trabajo para todo el equipo porque el coche estaba con las especificaciones de tierra, listo para Grecia», continua. «Así que los mecánicos tuvieron que poner todos mis reglajes en su coche y ahora tenemos que volver a cambiarlos para la tierra después del rallye».

Munster se sintió aliviado al terminar quinto en la general del WRC2, además de conseguir el segundo puesto en el WRC2 Junior por detrás de Chris Ingram, a pesar de sufrir un pinchazo en la última mañana.

«Para ser sincero, es un alivio que hayamos conseguido terminar de una pieza», dijo riendo. «No es fácil volver a subirse al coche después del accidente y tener la mente completamente libre para atacar al 100 por 100», señaló.

«Tuvimos unas condiciones realmente complicadas con la lluvia del viernes y luego tuvimos el pinchazo el domingo por la mañana, así que el resultado podría haber sido mejor, pero nuestro único objetivo de llegar», manifestó.

Ya se está trabajando para reparar el i20 dañado de Munster, joven piloto de 23 años que tiene previsto salir con él en Grecia.

También podría interesarte
Deja una respuesta