Accidente sin culpables, producto de la mala suerte

En estos duros momentos para el automovilismo canario, donde la pérdida de una joven aficionada nos tiene a todos con el corazón encogido, lleno de tristeza y de un dolor que a muchos les ha hecho soltar lágrimas, también es el momento de arropar a dos deportistas y de no buscar culpables, porque no los hay y todo es productor de la mala suerte.

Mala suerte, muy mala suerte, porque A. G. S. (18 años de edad), tristemente fallecida, y J. O. S., de 19 años de edad, recuperándose de sus lesiones, nunca pudieron pensar que en la montaña donde se habían ubicado para ver el transcurrir del tercer tramo del Rally Comarca norte de Gran Canaria, fuera posible que un coche pudiera llegar hasta donde ellos se encontraban y alcanzarles. Ambos estaban bien situados, y cuando se visiona el vídeo del accidente la impotencia se apodera de uno porque aumenta el sentimiento de ‘qué mala suerte’. Era impensable que pudiera ocurrir algo así donde ellos se encontraban, pero tristemente ocurrió.

Y tenemos que arropar, darles cariño y mucho ánimo en estos muy duros momentos a dos deportistas, Dani Hernández y Jorge Granado, que después de llevarse un grandísimo susto con su salida de carreta y posterior vuelco, no podían ni imaginar el fatal desenlace. Ambos estaban abatidos, destrozados y son consuelo al conocer la triste noticia. El coche se les fue por donde era inimaginable. ¡Ánimos!

Desde aquí, nuestro más sincero pésame a la familia de A. G. S. nuestros deseos de una pronta recuperación para J. O. S., y abrazo inmensamente grande, lleno de cariño y compresión para Dani y Jorge.

Artículo de opinión de Rafa León (Automovilismocanario.com)

También podría interesarte
Deja una respuesta