Alejandro Martín: «El pasado 28 de noviembre pude quitarme esa espina que estaba clavada en mí desde hacía 4 años»

El grancanario Alejandro Martín reconoce que tenía una espina clavada con el Rally Islas Canarias, la cuál se pudo quitar junto a su copiloto Ruymán Reyes.

Alejandro Martin Marrero

¡Buenas! He tardado en hacer esta crónica porque me ha costado analizar lo que viví en el pasado Rally Islas Canarias.

La gente que me vio empezar, me vio como abandoné en el tercer tramo del Islas Canarias de 2016 en mi debut como piloto de rally por una ‘bajona’. Aquel fue uno de los peores días de mi vida donde estuve a punto de abandonar mi sueño de correr en rallys.

Desde ese día he tenido una espina clavada de ese rally donde claramente lo subestimé y no estaba nada preparado para afrontar una prueba como esa.

Hoy puedo decir: ¡TE VENCÍ!! El pasado 28 de noviembre pude quitarme esa espina que estaba clavada en mí desde hacía 4 años. Estoy muy contento conmigo mismo al poder superar un “miedo” que tenia dentro como era el rally Islas Canarias. ¡Aún no me lo creo!

Dicho esto, empiezo a comentarles que tal vez no fue este nuestro rally. Empezábamos la mañana con muchos nervios e incertidumbre con el clima, ya que nunca habíamos corrido en lluvia. La verdad que al terminar el primer día estábamos muy contentos con nuestro ritmo bajo la lluvia, ya que yo, personalmente, le tenía respeto al suelo mojado y pude quitarme un miedo, por así decirlo, de correr en lluvia.

El segundo día estaba más mojado por la mañana y lo único que hicimos fue pasar por los tramos, sin cometer errores, para poder llegar al final del rally, ya que para mi era un reto personal terminarlo.

Y así fue, al cruzar la meta del tramo de Arucas pegué un pedazo de grito que se escuchó en Tenerife, seguramente jajajaja. No me lo podía creer: había terminado el rally que me hizo casi dejar de luchar mi sueño y lo superé. Como dije al principio para mí fue un reto personal.

Me gustaría agradecer a todo el mundo que ha hecho esto posible, como es mi asistencia, mi familia y mis amigos. ¡Gracias, de verdad! Y, por último, y no menos importante, a todas las personas que me han seguido apoyando después de ese rally, para no dejar de correr en rallys: cada uno sabe quien es. ¡Gracias de corazón!❤️❤️❤️❤️

También podría interesarte

Deja una respuesta