Alonso: “Ni sé lo que pasará en el Mundial, ni me interesa mucho la F1 ahora”

El español Fernando Alonso, doble campeón del mundo de Fórmula Uno, que el viernes intentará reforzar, con el Toyoya TS050 Hybrid, su liderato en el Mundial de Resistencia (WEC), dijo en el circuito estadounidense de Sebring (Florida) que cree que “es casi imposible que” el certamen “se decida antes de Le Mans”.

El WEC, que lideran Alonso y sus compañeros con 102 puntos, cinco más que el otro Toyota -el 7, que pilotan el inglés Mike Conway, el argentino José María ‘Pechito’ López y el japonés Kamui Kobayashi- se completará en su ‘Súper-temporada’ que arrancó en 2018, con la repetición de las dos primeras carreras disputadas: las Seis Horas de Spa-Francorchamps (Bélgica) y las 24 Horas de Le Mans (Francia).

“Veremos. Ojalá se puede decidir antes, pero con el sistema de puntuación y 38 puntos en Le Mans es prácticamente imposible que se abra esa distancia”, opinó Alonso.

“Podíamos haber tenido la posibilidad de llegar con la ventaja suficiente, seguramente, con la victoria en Silverstone (Inglaterra, donde ambos Toyota fueron descalificados, por irregularidades en el fondo plano) y en Shanghái -donde la estrategia de la escudería benefició al otro coche nipón-, que no pudimos”, opinó.

“Pero ahora mismo, tal y como está de apretado, es prácticamente imposible que el Mundial se decida antes de Le Mans”, declaró el doble campeón mundial asturiano de Fórmula Uno, que explicó también que se marcha justo después de correr las 1.000 Millas de Sebring, por lo que no parece posible que pueda ver por televisión el Gran Premio de Australia, que abrirá el Mundial de Fórmula Uno el próximo domingo.

“Vuelo el sábado por la noche a casa, a Lugano, en Suiza. Y ahí estaré una semana hasta que me pase por España unos días. No sé si podré ver la carrera, porque aterrizo en Milán sobre las siete de la mañana, que es la hora de la carrera”, explicó Alonso. “Si encuentro alguna tele, sí, pero no creo”, añadió.

“Ni sé lo que pasará en el Mundial, ni me interesa mucho la F1 ahora”

El español Fernando Alonso, doble campeón del mundo de Fórmula Uno, que el viernes intentará reforzar, con el Toyoya TS050 Hybrid, su liderato en el Mundial de Resistencia (WEC), dijo en el circuito estadounidense de Sebring (Florida) que ni sabe lo que pasará en el Mundial -que arranca en Australia-, ni le “interesa mucho ahora mismo la F1”.

“Ni lo sé, ni me interesa mucho, ahora mismo”, contestó acerca del Mundial de la categoría reina, el doble campeón del mundo asturiano de Fórmula Uno, que el viernes disputará las 1.000 Millas de Sebring, la sexta prueba del WEC, que lidera -con el Toyota número 8- junto al suizo Sebastien Buemi y al japonés Kazuki Nakajima.

“No lo echo nada de menos, no he seguido mucho lo que ha pasado en la F1; y estos días de Melbourne son días de espera, también, de muchas actividades y compromisos; cuando te subes al coche empieza lo bueno. Pero estos días de preparación creo que estamos mejor aquí”, comentó Alonso, que tras 17 años en la F1 dejó la categoría reina, en la que logró las 32 victorias que festejó España a lo largo de toda su historia, a lo que añade 97 podios y 22 ‘poles’.

“Tengo la curiosidad de cualquier fan por saber cómo son las cosas, cuál es el orden real de los equipos, porque puedes tener alguna duda; pero no tengo tanta morriña, no tengo ganas de estar allí”, explicó el genial piloto asturiano, que vuelve a competir en Florida, donde en enero ganó las 24 Horas de Daytona, prueba de otro campeonato, el IMSA, cuya segunda carrera, las 12 Horas de Sebring, se disputa el sábado en este circuito.

“Estoy aquí. Hay 200.000 personas, hay no sé cuantos cientos de pilotos aquí, cientos de equipos, 16.000 neumáticos en la tienda Michelin… la verdad es que el centro mundial de las carreras en el mundo esta semana es Sebring, sin ninguna duda. Y estoy donde quiero estar”, afirmó Alonso.

“Venimos con muchas ganas, los dos coches, lógicamente; con los puntos mucho más apretados de lo que deberían estar. Y con muchas ganas; hemos tenido varias sesiones de entrenamientos aquí, que han ido todas bien. Y estamos preparados”, explicó a Efe el doble campeón mundial asturiano durante el encuentro que tuvo con los cuatro medios de comunicación españoles presentes en Sebring.

“Luego, la carrera siempre puede ser impredecible, un poco; y habrá que ver cómo nos adaptamos, sobre todo a la noche, porque casi todos los test han sido de día; y la noche cambia un poco el circuito, sobre todo las referencias”, explicó Alonso, antes de que arrancasen los entrenamientos libres para las 1.000 Millas de Sebring.

“Intentaremos dar el mayor número de vueltas en la segunda sesión de hoy (que se disputará en horario nocturno) y cogerle un poco el punto a la noche, también”, indico a Alonso.

“La verdad es que esta pista tiene su historia, tiene carácter, por decirlo de alguna manera, con una peculiaridades diferentes a otros circuitos”, indicó el ovetense. “Pero bueno, esto es lo mismo para todos. Y gracias a Dios, nuestro coche se adapta bien a los baches; los otros sufren bastante, cuando los vemos en las curvas”, explicó.

“Es un circuito bastante viejo. Aquí en América a veces están muy orgullosos de tener circuitos con mucha historia y con muchos baches; pero más que baches, se puede decir que el circuito está viejo y abandonado, ¿no?”, indicó a Efe Alonso, entre risas. “Eso no se podría aceptar a lo mejor en Europa, pero bueno, aquí esto es parte del show, también”, añadió el genio astur, que admitió, no obstante, que “la Fórmula Uno sigue siendo la categoría más alta del mundo del motor”.

“Lo llevo diciendo desde que anuncié que en 2019 no correría (en F1). No corro en 2019, porque tengo unos retos mucho más grandes que los que la F1 me puede ofrecer. Tienen problemas con los promotores de los circuitos, tienen problemas con los derechos de televisión, los tienen con los equipos…”

“La F1 de hoy en día tiene cosas que ofrecer muy buenas otras no tan buenas; al igual que otras categorías. Y yo ahora mismo tengo objetivos mucho más grandes que la Fórmula Uno”, afirmó Alonso, que este año apunta a la victoria, a finales de mayo, en las 500 Millas de Indianápolis, asimismo en Estados Unidos, una prueba que, en caso de ganarla, le haría acreedor a la ‘Triple Corona’, después de haberse anotado las 24 Horas de Le Mans (Francia) y (en dos ocasiones) el Gran Premio de Mónaco de F1.

Alonso, no obstante, explicó que “no” ha “cerrado ninguna puerta”, con miras a un hipotético retorno a la F1, aunque asimismo tampoco descartó renovar con Toyota y volver a disputar el Mundial de resistencia con la escudería nipona la próxima temporada.

“No he cerrado ninguna puerta para 2020. Cuando anuncié la pausa en 2019 o la retirada de la Fórmula Uno (sic) es porque ahora mismo tenía otros retos. Aunque con miras al futuro, no tengo la bola de cristal para saber si voy a volver ahí; o si voy a correr el Mundial de kárting, dentro de tres años”, comentó el campeón astur en Sebring.

“No descartas nada. Si a mitad de año veo que he conseguido retos importantes fuera de la F1; o que lo que se me presenta para 2020 la F1 es más importante de lo que se me puede presentar fuera, igual puede existir la posibilidad. Pero igual puede ser el año que viene, que dentro de tres años”, explicó Alonso.

“También tengo que pensar en qué me puede ayudar o no seguir otra temporada en el WEC; y luego ponerlo todo sobre la balanza y decidir”, indicó Fernando, que precisó que no se marca una fecha concreta para tomar una decisión y que admitió que “estuvo sobre la mesa” la posibilidad de correr las dos pruebas que se disputan esta semana en este circuito: las 1.000 Millas y las 12 Horas de Sebring, que se corren un día después que la anterior -el sábado-, con Cadillac.

“Toyota prefería que estuviéramos lo más descansados posibles; y entraba también dentro de la lógica… luego hechos los test y viendo lo físico que es este circuito, aún cobraba más sentido esta decisión de hacer una sola carrera y no las dos. Ahora, con el tiempo, estoy más contento de hacer sólo las 1.000 Millas”, afirmó.

Respecto a las 500 Millas de Indianápolis, que disputará con el equipo McLaren y con un motor Chevrolet, Alonso comentó que todo marcha según lo previsto: “Todo va bien, seguimos con el plan. El equipo se ha ido formando poco a poco, con los ingenieros, con diferentes personas que han llegado de otros equipos; gente de F1 que hasta mayo se dedicará al programa de indianápolis.

“Y tenemos a la vuelta de la esquina un test, que creo que es en Texas a principios de abril; y luego otro test colectivo, ya en Indianápolis, con todos los coches, a finales de abril”.

“Y ahí veremos un poco más de cerca, tocando con las manos, la realidad de la situación: porque hasta ahora hay muchos preparativos, mucha teoría; pero hay que poner el coche en la pista y ver que estamos a un nivel aceptable. Ése es el objetivo de McLaren”.

“Poder estar a la altura de los grandes equipos americanos, como Penske, Andretti, Ganassi o Carpenter, es un gran reto. Y ojalá lo podamos conseguir”, declaró Alonso, que explicó también que “no” hará ninguna carrera de la IndyCar antes de las 500 Millas, porque “ninguna de las cuatro que hay en el calendario se disputa en un óvalo”.

También podría interesarte

Deja una respuesta