Bonato: «Comenzar un Montecarlo y terminarlo ya es, de alguna forma, una victoria, pero nuestra actuación fue bastante decepcionante»

A la espera de competir en el Campeonato de Francia de Rallys de Asfalto, y con suerte también en el ERC, Yoann Bonato compitió en la cita de apertura del Campeonato Mundial en su sexto Montecarlo.

El galo ocupó el segundo lugar en el WRC-2 entre los otros C3 del ganador Yohan Rossel y Nicolas Ciamin, tercero.  Durante mucho tiempo estuvo en la lucha por la victoria en el WRC3, pero el piloto de CHL no pudo continuar tras sufrir un pinchazo el sábado por la mañana, llegando a la meta a más de un minuto del ganador de la categoría. Lo curioso, que logró cuatro mejores tiempos entre los WRC3.

“Comenzar un Montecarlo y terminarlo ya es, de alguna forma, una victoria. Sin embargo, pero nuestra actuación durante el fin de semana fue bastante decepcionante. Luchar por la victoria en el WRC 3 fue bueno, pero estábamos demasiado lejos de los mejores del WRC 2 que, recordemos, tienen el mismo coche que nosotros. La clasificación es diferente pero el rendimiento técnico de los coches es estrictamente idéntico. Claramente, me faltó compromiso este fin de semana y me disculpo con mi equipo y con Benj», dijo de entrada.

El galo entiende que «no cometimos ningún error durante el fin de semana. Nuestro pinchazo fue estúpido, chocamos con un borde de la carretera de una manera un poco brusca y el pinchazo se sintió de inmediato. Tomamos la decisión de parar porque aún faltaban unos veinte kilómetros. Una vez que se cambió la rueda, Nicolas Ciamin ‘vino a por su boleto en el parquímetro del estacionamiento donde estábamos nosotros para realizar el mismo cambio de rueda. Más tarde supimos que muchos conductores habían pinchado en esta curva».

Tiene claro que correr un Montecarlo «siempre es difícil, y este año encontramos más nieve que los otros años, por lo que fue divertido. Se recorrieron pocas especiales, por lo que se mantuvo el equilibrio del automóvil y la conducción fue más agradable. Al final, la especial más exigente fue quizás la del domingo por la mañana. Nuestra posición de salida nos permitió ver las huellas de los neumáticos con clavos en estas áreas de congelación».

También podría interesarte
Deja una respuesta