Carlos Sainz (Mini): «Sin duda el Mini es mejor que el de los dos últimos años»

El piloto español Carlos Sainz (Mini), vigente campeón del Rally Dakar, que ha ganado tres veces, aseguró que la organización de la carrera les ha «tranquilizado» y les ha dicho que «el Dakar sigue adelante» pese al cierre de fronteras por una semana de Arabia Saudí por la nueva variante de coronavirus.

«Nos han tranquilizado sobre que efectivamente el Dakar sigue adelante, se va a hacer y que buscarán las medidas adecuadas para que la gente que se vaya a desplazar lo pueda hacer«, aseguró Sainz durante un acto en la sede de Mini en Madrid, la marca con la que competirá en el rally más famoso del mundo por tercer año.

El piloto madrileño, tricampeón del mundo del Dakar y bicampeón mundial de rallyes, explicó que tanto él como su copiloto Lucas Cruz viajarán a Arabia Saudí el 28 de diciembre en un vuelo chárter fletado por la organización, e insistió en que recibió una llamada de la organización que le «tranquilizó bastante».

En este sentido, se mostró confiado en que la organización hará «todo lo posible para que la gente llegue a tiempo», incluidos los pilotos que mayores restricciones sufren por la pandemia, y tampoco se opuso a un aplazamiento. «Las medidas que decidan serán bienvenidas siempre que sea por el bien de la carrera y por ayudar a quien ha tenido problemas, no veo ningún impedimento», agregó.

Objetivo: defender la victoria del año anterior

Sainz reconoció que esta es «la última sorpresa» de «un año complicado para todos», pero viaja al Dakar con el objetivo de «defender la victoria del año pasado con todas las fuerzas», y a la que llegan «con los deberes hechos» después de haber corrido dos carreras de dos días en Arabia Saudí, en una segundos tras el catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota) y en otra ganadores por delante de él.

Más allá del efecto de la pandemia, el madrileño anticipó un Dakar «intenso» en lo deportivo, no solo por el catarí, sino por la presencia del nuevo equipo Bahrain Raid Extreme impulsado por el fabricante británico Prodrive, con el francés Sebastien Loeb y el español Nani Roma como pilotos.

«Estoy convencido de que la presencia del nuevo equipo Prodrive de Loeb y Roma añadirá más competitividad. Ya hemos visto que Toyota ha mejorado y que la pelea con Nasser y el equipo Toyota va a ser fuerte. Y lo importante es que la parte deportiva se pueda desarrollar sin problemas y que vosotros podáis disfrutar de un Dakar diferente, pero no a nivel deportivo», explicó.

En cuanto al recorrido, Sainz destacó que toda la carrera se desarrollará en la zona norte del país, dejando a un lado la parte «más peligrosa» en la que se estuvo la segunda semana del año pasado, y alertó del peligro de la etapa maratón, en la que los coches que tengan que pedir una rueda por algún pinchazo recibirán 15 minutos de penalización por cada neumático.

«Si hay mucho riesgo de pinchazo, podrías llevarte hasta 30 minutos de penalización si retiras las dos ruedas. Eso puede marcar la carrera y habrá que tener atención el día de la etapa maratón, tener suerte y llegar al vivac sin pinchar», pronosticó.

Sainz afirmó que este es el Mini que más le gusta, en su tercer año con la marca. «El primero fue de puesta a punto, con problemas, el año pasado fue excelente y este año aunque ha habido poco tiempo está claro que cuando tienes la experiencia el coche va a llegar mejor y sin duda el Mini es mejor que el de los dos últimos años», dijo.

El copiloto Lucas Cruz se mostró satisfecho con las pruebas realizadas en las dos bajas disputadas en Arabia Saudí y explicó que una diferencia sustancial en esta edición será que el libro de ruta que llevan los copilotos irá en formato digital en una tableta, a diferencia del formato impreso que utilizaban hasta ahora.

También podría interesarte

Deja una respuesta