Cristian Calderín: «Tocó un día duro, echando mucho de menos mi coche»

Cristian Calderín afrontó el Slalom de Pozo Izquierdo con la intención de que su copiloto, Francisco J. Herrera, que no llevaba notas, disfrutara de la experiencia de sentarse a la derecha en el Volkswagen Golf GTI cedido para la ocasión por Vicente Arencibia.

Cristian Calderin

Tocó un día duro, sin notas, romper un palier en la segunda manga, salir retrasado detrás de cuatro coches en la tercera manga y en la última romperse el piñón de la segunda de la caja de cambios, por lo que tocó hacer el tramo todo lo lento que se pudiera en tercera..

Lo primordial era hacer disfrutar al copiloto y probar el coche. El trabajo nuestro está garantizado, pero echando mucho de menos mi coche.

Pues yo me quedo con la primera manga, en la cual salimos sin hacer ni un kilómetro en un coche no era mío, que no se asemeja en suspensión y sin haber estado trillando (cosa que no se puede), no esperaba estar tan cerca de Alejandro y a la vez echarle carrera al amigo Ayoze.

Las otras tres mangas mejor no opinar Esto nos ha servido para seguir activo, pero queríamos correr más que el coche , pero no era el día ya que había otro cometido no era otro que probar la mecánica, aunque, por desgracia, habrá que revisar la caja para saber por qué no entra la segunda. Ahora estamos activos para Los Volcanes.

También podría interesarte
Deja una respuesta