Delecour y el Monte, una historia de triunfo, desamor y pasión

Como si el Rallye de Montecarlo que abre la temporada (19 – 22 de enero) no pudiera ser más emocionante… Llega François Delecour.

Cuando se conoció la noticia de la decisión del francés de volver a los Alpes con un Škoda Fabia Rally2, era imposible no dejarse llevar por el fervor general del momento.

Esta será su participación número 22 en un evento de fama mundial que pilotó por primera vez en 1984. Con una temporada y media de experiencia en rallyes en su haber, Delecour hizo su primera participación en el WRC en Mónaco conduciendo un Grupo A Talbot Samba Rallye. Terminó cuarto en la clase.

Seis años después, llegó al top 10 del Monte, colocando un Peugeot 309 GTi noveno en 1990. Eso fue bueno, pero nada comparado con lo que estaba por venir 12 meses después.

Comprensiblemente, el Rallye Montecarlo de 1991 es un evento que todavía hace llorar a este hombre de 60 años.

Habiendo impresionado con un puñado de salidas rápidas en un Peugeot, Delecour fue la selección ligeramente sorprendente para un Ford Sierra RS Cosworth 4×4 de fábrica. Al unirse a Malcolm Wilson y Alex Fiorio para el óvalo azul, había más que un extraño mecánico de Boreham tratando de descubrir cómo pronunciar el nombre de su nueva estrella.

Pero no por mucho tiempo. Tercero en el primer tramo, Delecour saltó a la cuarta posición de la general. Cuando abrió la segunda jornada con su primera victoria de tramo, en Burzet, ya era segundo. Y ahora residía en el país de los sueños. El sueño fue a más cuando superó al vigente campeón del mundo de Toyota, Carlos Sainz, y se puso líder a falta de tres tramos.

Le sacó más tiempo al español para conseguir una ventaja de 41 segundos a falta de la pasada de las seis de la mañana en Turini.

El sueño se convirtió en pesadilla cuando cayó a la tercera posición con la suspensión trasera rota.

La velocidad de Delecour en aquel Monte de 1991 era asombrosa. Sí, conocía bien las carreteras, pero era su primera incursión en la tracción a las cuatro ruedas. Su primera vez en el más agudo de los extremos afilados. Y él había entregado.

De repente, todo el mundo conocía el nombre de Delecour.

Cuarto en 1992 y segundo en 1993, finalmente se aseguró una victoria largamente esperada y muy merecida a bordo de un Escort Cosworth en una prueba de 1994 que estaba más empapada que nevada.

Desde entonces, Delecour ha disputado la prueba con diversos World Rally Car, así como con S2000 y R5. Incluso ha surcado las montañas en un Porsche 911 GT3.

Independientemente del vehículo con el que Delecour recorra los Alpes, siempre es espectacular y muy divertido de ver, tanto dentro como fuera del coche. Afortunadamente para él, se encuentra en un Toksport Škoda con una excelente oportunidad de protagonizar un evento que adora una vez más.

Imagen principal: Automóvil Club de Mónaco

También podría interesarte
Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More