El ADN de Cupra Racing: innovación, sostenibilidad y ambición

  • CUPRA nace y crece en el circuito: desde su lanzamiento, la competición ha sido fundamental en su estrategia.
  • La marca presentó en 2018 el prototipo del CUPRA e-Racer, y en 2021 hizo historia al conquistar con él el primer campeonato de turismos eléctricos del mundo.
  • CUPRA también está presente en Extreme E desde su primera carrera con un imponente SUV eléctrico de 550 CV de potencia.
  • Junto con su participación oficial en el FIA ETCR y Extreme E, CUPRA Racing da apoyo a los clientes que compiten en todo el mundo con los CUPRA TCR y CUPRA León Competición, alcanzando la increíble cifra de 94 victorias en todas las competiciones.

La competición ha sido un pilar fundamental de CUPRA desde su nacimiento en el año 2018. Fiel al acrónimo que le da nombre, CUP-Racing, auténtico sinónimo de altas prestaciones, el fabricante español ha conquistado victorias en circuitos de todo el mundo en sus cuatro años de historia. CUPRA abandera valores como la innovación, sostenibilidad y la ambición; triunfa tanto con vehículos de combustión como con el primer turismo eléctrico de competición de la historia, el CUPRA e-Racer; y se ha convertido en la primera marca en apostar por el campeonato Extreme E, que reúne igualdad, electrificación y sostenibilidad en un innovador formato.

CUPRA dio sus primeros pasos en el Autódromo de Terramar, considerado el primer circuito permanente de España y uno de los más antiguos de Europa, lo que ya constituía toda una declaración de intenciones. La marca, en aquel 2018, presentó el CUPRA TCR, su primer vehículo de competición, destinado a equipos-cliente. En su primera temporada, CUPRA logró numerosas victorias en distintos certámenes alrededor del mundo, algunas de la talla de las 24 Horas de Nürburgring en la categoría TCR, y conquistó títulos tan importantes como el TCR Europa con Mikel Azcona.

La fiabilidad, prestaciones y éxitos de CUPRA en su primer año, atrajeron a nuevos clientes y en 2019 los coches de la marca llegaron a realizar 938 participaciones en carrera, logrando nada menos que 70 victorias, más que cualquier otro fabricante en el universo TCR. Entre esos triunfos destacó el primero de la marca en la Copa del Mundo de Turismos (WTCR), logrado por Mikel Azcona en el desafiante circuito de Vila Real (Portugal), y también llegaron títulos como el del TCR Italia o TCR Escandinavia.

CUPRA no se conformó con estos éxitos y dio un paso adelante con el desarrollo del CUPRA León Competición, la última generación de su turismo de carreras. Rápidamente, el León Competición se hizo un hueco en los campeonatos de todo el mundo. Sus prestaciones no defraudaron y, en su debut en el TCR Italia en 2020 en el Circuito de Mugello, el piloto italiano Salvatore Tavano logró un triunfo memorable en su primera carrera.

Desde entonces, el turismo de combustión de la marca ha sido imparable y CUPRA ha llegado a sumar títulos como el TCR Escandinavia, TCR Japón, de nuevo el TCR Europa, TCR Eastern Europe… y un espectacular récord de 94 victorias logrado en el año 2021 junto a los CUPRA TCR y CUPRA León Competición de clientes de todo el mundo.

CUPRA da el primer paso hacia la electrificación

La competición ha sido tradicionalmente el banco de pruebas más avanzado de la industria del automóvil. Muchas innovaciones que forman parte del día a día de los conductores en la actualidad han nacido en las carreras. La experiencia recogida en la pista es, además, clave para mejorar prestaciones, eficiencia, tecnología e incluso seguridad; y, por supuesto, es un mensaje al mundo de lo que un fabricante puede lograr sin las lógicas limitaciones de la carretera.

En el ya lejano 2017, antes incluso de que se pudiera pensar en un campeonato de turismos eléctricos, los ingenieros de la actual CUPRA Racing comenzaron a trabajar en el proyecto más ambicioso que habían tenido entre manos: la creación de un turismo de competición 100% eléctrico. El nuevo modelo comenzó sobre una hoja en blanco y hubo que definir todo, desde la arquitectura técnica y reparto de pesos, hasta los materiales, baterías o motores a utilizar para conseguir el mejor equilibrio entre prestaciones, peso y fiabilidad.

Impulsados por una pasión por las carreras inherente a la compañía, CUPRA presentó la primera versión del e-Racer en el Salón de Ginebra en 2018 y, al final del mismo año, hizo su primera exhibición en Barcelona. Todavía había mucho por afinar y en lo que trabajar, pero la base era buena. En torno al concepto ETCR, creado por la empresa WSC Technology, se proyectó un primer campeonato, que se denominaría PURE ETCR y que comenzó a disputarse en un 2021 histórico para CUPRA.

La marca española, creadora del vehículo que sirvió como base para la creación del certamen, tuvo que adaptar su turismo de competición al kit técnico oficial del PURE ETCR, y que era idéntico para todos los fabricantes involucrados, compuesto por unas baterías fabricadas por Williams y una unidad de potencia (motor, inversor y caja de cambios) de Magelec. Esto daba como resultado unas prestaciones de ensueño, con 500 kW (680 CV) de potencia y una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos. El campeonato, mediante la utilización de elementos comunes, se aseguraba la igualdad entre todos los participantes (CUPRA, Hyundai y Romeo Ferraris), clave para tener batallas rueda a rueda y una pelea por el título hasta la última cita.

Y esto es, en efecto, lo que ocurrió. CUPRA comenzó la temporada dominando, logrando las victorias absolutas tanto en la primera como en la segunda cita, disputadas en Vallelunga (Italia) y MotorLand Aragón, con Mikel Azcona y Mattias Ekström respectivamente. En Copenhague (Dinamarca), el triunfo fue para Philipp Eng (Romeo Ferraris), pero Ekström fue tercero, por lo que se mantenía al frente del campeonato. En Hungría volvió a ganar Azcona, de nuevo con Ekström en el podio (3º), lo que permitía al sueco, más regular que cualquier otro piloto, afrontar la última cita del curso al frente de la clasificación. Allí, en Pau (Francia), en un ajustado final, Mattias demostró que la experiencia es un grado y se alzó con el primer título de un campeonato multimarca de turismos eléctricos… y CUPRA hizo historia al ser, de la misma forma, la primera marca que lo lograba.

En 2022, CUPRA ha vuelto aún con más fuerza, con una alineación renovada, de la que ahora forman parte Adrien Tambay y Tom Blomqvist junto al defensor del título, Mattias Ekström, y a Jordi Gené. La temporada no pudo comenzar mejor, puesto que en Pau Ville (Francia), Mattias inició la defensa del campeonato con una victoria, acompañado en el podio final por Tambay y Blomqvist, un triplete que demuestra que CUPRA también va a por todas este año. En la segunda carrera, celebrada en Hungría, Tambay y Ekström consiguieron otro gran resultado: un doblete que permite a CUPRA llegar a su carrera de casa, en el Circuito del Jarama, en la cabeza de los dos campeonatos.

Extreme E: Una firme apuesta por la electrificación, la sostenibilidad y la igualdad

Como sucedió con el concepto ETCR, CUPRA apostó por una nueva modalidad de competición antes incluso de que ésta diese sus primeros pasos. En septiembre del año 2020, CUPRA firmó su participación en el campeonato Extreme E, convirtiéndose en la primera marca automovilística en hacerlo. Solo unos meses después, el certamen dio comienzo en Arabia Saudí, con Mattias Ekström y Claudia Hürtgen al volante del e-CUPRA ABT XE1, un SUV de nada menos que 400 kW (550 CV) de potencia.

Para CUPRA, fue un año de aprendizaje con Mattias, Claudia y Jutta Kleinschmidt, única mujer ganadora del Dakar, que se convirtió en piloto oficial del equipo desde la segunda carrera. CUPRA logró un podio en Cerdeña como mejor resultado y finalizó la temporada en el sexto puesto. De cara a 2022, CUPRA vuelve a contar con Jutta como una de sus pilotos, y a ella se une el cuatro veces ganador del Dakar, Nasser Al-Attiyah.

El vehículo de CUPRA en esta competición, el CUPRA Tavascan XE, refleja a la perfección el espíritu del campeonato. Este SUV eléctrico utiliza el lenguaje de diseño del futuro Tavascan de producción y está equipado con una batería de 54 kWh situada tras el puesto de conducción, que logra una distribución de pesos óptima y permite una aceleración de 0 a 100 km/h en aproximadamente 4 segundos. El nuevo modelo es también más sostenible y respetuoso con el medio ambiente que su predecesor, e incorpora piezas impresas en 3D para mejorar la adaptabilidad y hacer que el coche sea más rápido y fácil de reparar durante las carreras.

La ambición de CUPRA en los campeonatos en los que participa oficialmente, el FIA ETCR y el Extreme E, como en aquellos en los que apoya a clientes, es conquistar la victoria, al tiempo que acumula kilómetros de experiencia para trasladar el valioso conocimiento adquirido en la pista al producto que los clientes de la marca conducirán en el futuro. Este trabajo ya está teniendo sus frutos en vehículos como el CUPRA Born, el primer vehículo de calle eléctrico de CUPRA, o los próximos UrbanRebel concept y Tavascan, todos ellos modelos 100% eléctricos que mantienen el ADN CUPRA procedente de la competición, demostrando que electrificación y emoción al volante son perfectamente compatibles.

También podría interesarte
Deja una respuesta