El australiano Anear, «impresionado» por su debut en el WRC

El australiano Luke Anear ha admitido que el Rallye de Italia Cerdeña de la semana pasada se convirtió en un bautismo de fuego en el Campeonato del Mundo de Rallyes.

El piloto del Ford Fiesta Rally2 temía que él y su copiloto Andy Sarandis estuvieran al borde del colapso después de que se quedaran sin agua y sin comida durante el día más largo de la prueba con sede en Alghero.

El piloto de Queensland fue rescatado por un agricultor que les ofreció provisiones. «Hacía mucho calor», dijo Anear. «Nos habíamos quedado sin agua y no habíamos comido mucho. Afortunadamente, el granjero nos dio agua y pudimos refrescarnos y beber. No teníamos toallas frías ni nada parecido. Para ser sinceros, estábamos en apuros».

«Tengo que decir que todo fue más difícil de lo que pensábamos. El paso al WRC fue más difícil que cualquier otra cosa que hayamos hecho, realmente no estábamos preparados para ello. Me recordó a 2018, cuando hice mi primer rallye. Estaba bastante abrumado entonces y me sentí así de nuevo». añadió.

A pesar de la dura carrera en la isla italiana, Anear está deseando que llegue su próxima salida del WRC en Estonia, se pierde el Safari Rallye de Kenia a finales de este mes.

«Fue duro, pero hemos aprendido mucho», dijo. «Ha sido un bautismo de fuego, pero Estonia es la siguiente parada para nosotros. Es un estilo diferente de rallye y una superficie diferente, pero no puedo esperar a llegar allí.»

Anear completó su debut en el WRC en la 29ª posición. Regresó el viernes por la mañana después de retirarse y recibir una penalización de 10 minutos tras haber chocado con un bloque de hormigón en la carrera del jueves en Olbia.

También podría interesarte
Deja una respuesta