El Citroën BX celebra su 40 aniversario

  • Citroën celebra el 40 aniversario del BX, presentado el 23 de septiembre de 1982 bajo la Torre Eiffel.
  • Un coche familiar de los años 80 con un estilo llamativo diseñado por el carrocero italiano Bertone, del que se produjeron más de 2,3 millones de unidades, el BX fue un gran éxito comercial y contribuyó al crecimiento de Citroën en el segmento de la clase media-alta entre 1982 y 1994.

El BX tiene una historia rica e inesperada en la vida de Citroën y la automoción, lo que se refleja en el éxito comercial que logró durante sus 12 años de existencia. Naturalmente, tiene un lugar en los corazones de los propietarios y coleccionistas de automóviles, quienes estarán encantados de celebrar su 40 cumpleaños. Para conmemorar esta ocasión, los expertos de la asociación L’Aventure Citroën invitan a todos los entusiastas a redescubrir el BX el sábado 24 de septiembre en el Conservatorio Citroën de Aulnay-sous-Bois.

UN LANZAMIENTO BAJO LA TORRE EIFFEL

Era el 23 de septiembre de 1982, cuando caía la noche, y una gran multitud había abarrotado el Champ-de-Mars. Sus ojos se dirigieron hacia el primer piso de la Torre Eiffel, donde se encontraba colgada una gigantesca caja de madera con la inscripción «Voilà la nouvelle Citroën». En un vertiginoso espectáculo de luz y sonido, la caja de madera fue bajada lentamente al suelo. La caja finalmente se abrió para revelar el BX, que así comenzó su fabulosa carrera con una gran ovación y con la Torre Eiffel adornada con dobles chevrones y envuelta en un gran espectáculo de fuegos artificiales.

Unos días después, el 30 de septiembre de 1982, el 69º Salón del Automóvil de París abrió sus puertas en el recinto ferial Porte de Versailles, dando el pistoletazo de salida a la venta del BX, que se convirtió en una de las estrellas indiscutibles del salón.

EL PROYECTO «XB»

Lanzado en 1978 con el nombre en clave «XB», el proyecto Citroën BX finalizó sus especificaciones en noviembre de 1979. Los principales objetivos del futuro BX eran garantizar que fuera reconocido como un vehículo moderno, no convencional, con énfasis en la innovación. El BX iba a ser un vehículo de motor transversal, con masa limitada para asegurar una buena aceleración y bajo consumo de combustible, lo que representaba un ahorro de costos en el contexto de la época. Como todos los Citroën de gama alta de esta época, el BX estaba equipado con un sistema de suspensión hidroneumática para garantizar el confort y un agarre impecable a la carretera. El BX tenía una carrocería hatchback de 5 puertas.

El desarrollo estuvo a cargo del centro técnico Vélizy, que invirtió mucho en CAD (diseño asistido por computadora) para acelerar la convergencia del diseño y optimizar las prestaciones. Gracias a este método, el BX consiguió un buen coeficiente aerodinámico de 0,34. Fue innovador en el uso de materiales compuestos para piezas como el paragolpes, el portón del maletero, el capó y los paneles laterales, con un peso de solo 885 kg. Siendo el primer vehículo de la era PSA, los motores del BX se tomaron del propio banco de trenes motrices del grupo. Equipado con potentes motores desde su lanzamiento más temprano (62 CV y 72 CV 1360 cc, 90 CV 1580 cc), el BX fue sorprendentemente dinámico.

EN LA LÍNEA CORRECTA

Con el BX, Citroën se fijó un doble objetivo: entrar en el mercado de vehículos de clase media-alta y convertirse en el sucesor de GSA. Para lograrlo, el BX se basó en serios argumentos técnicos para garantizar comodidad, dinamismo y economía de uso, así como una nueva imagen con un diseño rompedor.

Citroën se acercó al famoso carrocero italiano Bertone para diseñar el BX. El diseñador Marcello Gandini (padre del Miura, Countach y Stratos) propuso entonces una forma original, robusta pero sin excentricidades. Destacó en el panorama automovilístico de la época, pero llegó a ser emblemático del BX. El habitáculo también era llamativo, con un cuadro de instrumentos inspirado en el CX que presentaba elementos característicos como los controles satelitales a ambos lados del volante y el tacómetro retroiluminado.

Decididamente moderno y repleto de características atractivas, el BX convenció instantáneamente a la prensa, sedujo a la clientela de Citroën y ganó nuevos clientes: fue un gran éxito comercial. Fue construido en la planta de Rennes La Janais en Bretaña y en la planta de Vigo en España, y se vendieron 2.337.016 unidades antes de que finalmente terminara su producción en junio de 1994. Como uno de los automóviles más vendidos de Citroën, el BX sin duda contribuyó a la reactivación de la marca Citroën en la década de 1980.

UNA RICA VIDA DE PRODUCCIÓN

Los 12 años del BX en el mercado estuvieron marcados por numerosos cambios de carrocería. En 1985 se añadió a la gama una elegante versión familiar, 17 cm más larga que la berlina y denominada Evasion, así como la versión de empresa que apareció un año antes. En una importante actualización de 1987, el BX recibió un exterior más suave y un cuadro de instrumentos completamente nuevo.

Y tampoco se pasó por alto el equipamiento: techo corredizo, aire acondicionado, instrumentación digital, tapicería de terciopelo, llantas de aluminio, reloj digital y ordenador de a bordo permitieron que el BX se mantuviera fiel a su imagen de vehículo moderno.

Mecánicamente, el BX se mantuvo a la vanguardia de la tecnología con motores que desarrollaban hasta 160 CV, inyección electrónica con catalizador y sonda lambda, motor diésel, caja de cambios automática, tracción total permanente y frenos ABS. Incluso se produjo una serie limitada de 200 unidades de la versión de carretera del coche de competición BX 4 TC grupo B (2141 cc, 200 CV, 220 km/h).

La vida del BX también contó con numerosas ediciones limitadas (Tonic, Image, Calanque, Leader, etc.) incluido el famoso Digit con su panel de instrumentos completamente digital.

¿SABÍAS qué?

La campaña publicitaria de lanzamiento del BX, a cargo de Jacques Séguéla, presentó al BX como un automóvil que vivía, pensaba y respiraba, en una clara referencia a los diversos sonidos y movimientos de la suspensión hidroneumática.

En 1985, Citroën fue el primer fabricante francés en ofrecer una versión diésel automática. La empresa volvió a innovar en 1987 con la introducción del primer automóvil francés de producción masiva equipado con un motor de 16 válvulas. ¡En ambos casos, el honor fue para el BX!

El BX, siempre a la vanguardia de la tecnología, fue el primer vehículo producido en masa en utilizar un capó de compuesto de fibra de vidrio de poliéster comprimido, un portón trasero de compuesto de fibra de vidrio de poliéster inyectado, una luneta trasera adherida e incluso faros con reflectores parabólicos con dos superficies reflectantes homofocales.

Ficha técnica y lista de precios para el lanzamiento de septiembre de 1982

En su lanzamiento comercial, el BX estaba disponible en cinco versiones y dos tipos de motor

BX – BX 14 E – BX 14 RE
1982
BX 16 RS – BX 16 TRS
1982
Longitud 4230 mm
Anchura 1650 mm
Altura 1358 mm
Capacidad min. del maletero 444 l
Depósito de combustible 44 l
Masa neta Min. 885 kg 950 kg
Cilindrada 1360 cm3 1580 cm3
Potencia Máxima 72 CV @ 5700 rpm
(62 CV @ 5500 rpm para el BX)
90 CV @ 6000 rpm
Par Máximo 108 Nm @ 2500 rpm 137 Nm @ 3250 rpm
Aceleración 0 – 100 km/h 15.6 seg 11.3 seg
Velocidad máxima 155 km/h 176 km/h

También podría interesarte
Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More