El futuro de Alpine comienza con Alpenglow

Bienvenido al futuro de Alpine. Un futuro fascinante, en el que Alpenglow esboza cómo serán los modelos Alpine del mañana, tanto de carretera como de competición. Alpenglow es más que un concept-car, es un verdadero manifiesto de la marca, un acto fundacional de sus ambiciones y de su plan de desarrollo, un símbolo que materializa el proyecto Renaulution antes de la llegada de los tres próximos modelos del « Dream Garage ». Un vehículo que encarna la estrategia de Alpine como fabricante de coches de carretera, como figura del motorsport y como marca socialmente responsable.

Alpenglow es un vehículo de emociones, creatividad y elegancia que abre el camino a la excelencia automovilística y deportiva, anunciando nuevas soluciones sostenibles, entre ellas el uso del hidrógeno. Este concept-car es la madre de todos los futuros Alpine por su diseño, tecnología e innovaciones, respetando la historia de la marca. Conserva las auténticas emociones de conducir un Alpine, tanto en carretera como en circuito. Toma asiento en el Alpine del mañana.

Laurent Rossi, CEO de Alpine

EL FUTURO DE ALPINE COMIENZA CON ALPENGLOW

Esto es lo que debe ser el coche deportivo del futuro: ofrecer las mismas sensaciones y emociones de conducción, al tiempo que se avanza hacia las emisiones limpias. Alpenglow representa este proyecto innovador para Alpine. Anuncia una nueva era marcada por un fuerte compromiso con el desarrollo sostenible en el motorsport. Su diseño evoca el espíritu competitivo que ha impulsado la marca desde su creación en 1955. Aparece con una fuerza comparable a la de un cometa para revelar un nuevo objeto artístico, intenso y emocional. Se revela así la intención principal de la marca Alpine: una deportividad sostenible, una complementariedad de soluciones de emisiones limpias (incluyendo el hidrógeno) para sus gamas de carretera y de competición, pero también un diseño en el que el conductor es uno con el interior. ¡El futuro empieza aquí!

Una alquimia de elementos naturales

La alquimia entre Alpine y el deseo de un futuro más limpio es innegable. Alpenglow interpreta un futuro de emisiones limpias para los vehículos de competición del futuro y para las nuevas generaciones de productos Alpine. El hidrógeno verde es una de las soluciones previstas por la marca para la movilidad sostenible. El motor de hidrógeno prácticamente solo emite vapor de agua durante su combustión. El agua se convierte así en un elemento clave en el diseño de Alpenglow. Subraya tanto su pureza como su potencia.

Los colores y los materiales utilizados también son indicativos de cómo serán los Alpine del futuro: modelos en los que la emoción y la tecnología se unen para hacer que la experiencia de conducción sea única y auténtica. Elementos y estados naturales como el fuego, el agua, el hielo, el viento y el vapor inspiran este objeto, que impresiona por sus formas enérgicas, su carrocería fluida y aerodinámica, así como por su sensación de pureza. Su diseño es el de un coche ágil y elegante, que puede adaptarse fácilmente a un coche de carretera o de competición.

La competición, impregnada en la historia de la marca, siempre ha sido un punto de referencia central en la creación de Alpenglow. Su carrocería exterior recuerda a un traje aéreo, utilizado en el deporte de montaña más extremo. Dos triángulos se entrecruzan, creando una forma afilada para lograr sensaciones excepcionales.

Un nombre vanguardista que revela el « mañana »

Alpenglow, un nombre que encaja perfectamente. Este fenómeno luminoso en el que una raya horizontal de luz teñida de rojo aparece en las montañas antes del amanecer y después del atardecer, expresa claramente la misión de este concept-car: ensalzar el momento en que se revelan las formas y tecnologías revolucionarias del mañana, en el que la marca ofrece un atisbo de su próxima etapa, la del futuro Alpine.

UN DISEÑO INSPIRADOR QUE COMBINA EMOCIONES Y DEPORTIVIDAD SOSTENIBLE

Un monoplaza en el que el conductor se encuentra en una posición central, unido al habitáculo y rodeado por los dos depósitos de hidrógeno. Esta es la base del diseño del concept-car Alpenglow, que evoca la esencia misma de la conducción, la emoción a bordo de un Alpine futurista, una inmersión en el centro de elementos puros, técnicos y tecnológicos.

Un concepto en el que el interior y el exterior están en simbiosis

El interior y el exterior de este concept-car están asociados. Una envoltura ligera y flotante rodea al conductor, que es uno con el material. Su silueta queda impresa en el habitáculo, como un cuerpo que se lanza a la nieve y deja su huella. Los dos depósitos «pontones», situados a ambos lados del habitáculo en forma de lágrima, refuerzan esta sensación de unión con la máquina y un confort óptimo para el conductor. El coche se convierte así en una fuente de placer y compromiso físico. El coche proporciona emoción e impregna al conductor del placer de conducir un Alpine. Esta experiencia de conducción se desarrollará aún más en los interiores de los futuros modelos Alpine.

  • Una cabina inspirada en la competición

Un coche deportivo inspirado en el motorsport, pero con una silueta única y elegante. Esa es la promesa de Alpine. El habitáculo de Alpenglow adopta la forma de un casco transparente y azulado que permite vislumbrar la silueta del conductor, sin dejar de ser lo más monolítico posible.

  • Un volante con firma Alpine

Inspirado en las carreras de resistencia, el volante geométrico del concept-car Alpenglow invita al conductor a imaginar una experiencia de conducción deportiva y de alto rendimiento. La identidad Alpine se evoca a través de los copos de nieve integrados en un prisma central, cuyo logotipo aparece en el fondo, recordando el universo alpino y montañoso que define este objeto creativo y misterioso. Las levas de cambio transparentes y retroiluminadas refuerzan la sensación de ligereza en un interior estilizado, donde solo cuenta la experiencia a bordo. La parte inferior del volante también cuenta con dos selectores con varias funciones integradas que recuerdan directamente a los volantes de Fórmula 1 y LMP1. Permiten que el concept-car tenga varios ajustes, como el « track control » o la frenada regenerativa. El volante también cuenta con un botón de adelantamiento para obtener más potencia. Para arrancar el vehículo, el conductor dispone de una llave en forma de prisma que se introduce en el volante. Esta llave completa la pirámide central, que se ilumina al arrancar el coche y da vida al vehículo.

  • Una línea roja central

Una línea roja directriz, que actúa como eje del conductor, cruza toda la longitud del coche. Refuerza la posición del conductor como uno con el coche y le da una posición central y exclusiva que le conecta con la carretera y su entorno.

  • Nueva firma luminosa Alpine

La firma luminosa de Alpenglow evoluciona para evocar una nueva estética. Al fusionarse con la de los Alpine actuales, la nueva firma deja su huella con su modernidad y potencia, sin dejar de ser fiel a la identidad de la marca. Anuncia un nuevo capítulo en la historia de Alpine, donde la pasión por la velocidad y las prestaciones está más presente que nunca. La firma se lee desde la parte delantera -que, teñida de rojo, evoca un cometa entrando en la atmósfera – hasta la parte trasera, donde una gradación luminosa de diferentes tonos de azul materializa las emisiones limpias de Alpenglow, que prácticamente solo emite vapor de agua durante su combustión. También en el frontal, una lluvia de estrellas está simbolizada por triángulos luminosos que surgen de los cuatro faros, recordando la emblemática firma Alpine. El efecto general es un movimiento dinámico de la carrocería.

En la parte trasera, las luces azuladas presagian el uso del hidrógeno como combustible puro. Con su forma abierta, estas luces muy estilizadas permiten que el vapor de agua emitido por la combustión fluya hacia el exterior. Al contacto con el aire, se proyecta una estela azul en estos limpios escapes, lo que confiere al concept car Alpenglow una sensación mágica y deportiva.

  • Llantas que mantienen la identidad Alpine

Las ruedas, con sus llantas transparentes que recuerdan a los copos de nieve, también evocan la identidad Alpine. Este estilo, que nos proyecta hacia las montañas, está reforzado por un triángulo integrado en el centro de las llantas. Al igual que el centro del volante, encapsula el hidrógeno y deja ver el logotipo de Alpine, reforzando la firma única de la marca.

  • Un alerón transparente y muy técnico

El alerón trasero de este concept-car destaca por su total transparencia, que disimula su presencia y funcionalidad. Más allá de su aspecto tan ligero, su importancia es fundamental. Es móvil, lo que permite reducir la resistencia aerodinámica y generar más carga aerodinámica.

  • Formas enérgicas y superficies en movimiento

Diseñado en torno a elementos técnicos y aerodinámicos, este concept-car encarna una filosofía única en la que la forma sigue a la función. Su silueta se ha diseñado en torno a dos depósitos de hidrógeno, que envuelven el cuerpo y expresan la potencia de Alpenglow.

La forma de este concept-car optimiza el flujo de aire para mejorar el rendimiento aerodinámico. Las superficies móviles, esculpidas por el aire, cambian de positivo a negativo en un giro. La parte delantera en forma de V, muy específica, es el punto de partida de la línea roja que recorre Alpenglow. Luego, en el lateral, una línea de caracteres dibuja la entrada de aire y crea un túnel de viento. Diseñado para la competición, el concept-car utiliza alerones traseros muy largos y cónicos para conseguir la mejor aerodinámica. Un guiño al coche de resistencia A220 de finales de los 60. Los dos depósitos realzan el lateral con una forma generosa y sensual que encaja perfectamente con el diseño esculpido de Alpenglow.

Con una longitud de más de 5 metros, una anchura de más de 2 metros y una altura de menos de 1 metro, este concept-car tiene las proporciones de un coche de ensueño. Es un objeto muy ágil cuyas formas esculpidas representan el lenguaje de diseño de los futuros coches Alpine.

Un concept-car en el que los materiales expresan emociones 

Cuando te acercas a Alpenglow se produce una magia. La elección de colores y materiales se ha inspirado en elementos y estados naturales, como el fuego, el agua, el hielo, el viento y el vapor. Estos elementos se mueven, evolucionan y se transforman a medida que se encuentran. Hacen de Alpenglow un objeto vivo y en movimiento. Así, las zonas opacas evolucionan hacia zonas transparentes, dejando entrever lo que ocurre en su interior. Las zonas rojas, que representan el calor, se contrarrestan con un azul intenso, que alude al frío alpino. Una magia oculta, con elementos que aparecen y desaparecen, para revelar el objeto a medida que avanza.

  • Un nuevo tono azul, más sofisticado

Un nuevo tono de azul aparece en la carrocería del concept-car Alpenglow, una evolución del icónico azul Alpine que siempre está en movimiento. Más brillante y rico, está compuesto por un material nacarado muy fino que genera efectos líquidos, luces y sombras cambiantes, como en la superficie de una masa de agua o un océano, así como un volumen muy marcado y denso.

  • Carbono reciclado

Un Alpine ligero es una evidencia. Alpenglow no es una excepción a esta filosofía y se beneficia de toda la experiencia de los ingenieros y diseñadores para mostrar una notable ligereza. La fibra de carbono se utilizó ampliamente en su diseño. Y para responder a los retos del desarrollo sostenible, también se ha utilizado carbono reciclado en el diseño de este concept-car. Procede en su totalidad de materiales reciclados.

  • Materiales opuestos

Del calor al frío, el simbólico juego térmico del concept-car Alpenglow resume la oposición de los materiales que crean su equilibrio. En el interior, el conductor encuentra un habitáculo envolvente y un mundo inspirado en el motorsport. Numerosas piezas transparentes revelan la tecnología que compone este vehículo. Los componentes mecánicos negros, como la suspensión y la columna de dirección, son visibles y están resaltados.

  • Transparencia aumentada

Los pedales, las levas del volante, los triángulos que encapsulan el hidrógeno, el alerón y parte del capó del motor son transparentes, revelando un mundo altamente técnico que antes era inaccesible para los aficionados.

  • Banderas y logotipos elegantes, con orgullo

Alpenglow es un concept-car que reivindica con orgullo sus orígenes. La bandera azul, blanca y roja que luce en el exterior y en el interior del vehículo es un recordatorio de la fabricación, la excelencia automovilística y el saber hacer de Alpine. La firma Alpine también está integrada en el capó delantero y trasero del vehículo y refuerza el orgullo de ser un deportivo Alpine.

DREAM GARAGE: ASPIRACIONES FUERTES Y COMPROMETIDAS

Alpenglow es la fuente de diseño y tecnología para los futuros Alpine, tanto de competición como de carretera. En el corazón de su diseño se encuentra la pasión por el motorsport y el incomparable placer de conducir un Alpine.

Diseño y tecnologías que inspiran el Dream Garage…

Apoyándose en su herencia pero mirando decididamente hacia el futuro, la marca Alpine está a la vanguardia de la innovación, tanto en la competición con la Fórmula 1 como en la carretera. Su próxima generación de modelos conformará el « Dream Garage »  con tres modelos exclusivos e innovadores, todos ellos 100% eléctricos: un compacto deportivo (segmento B), un crossover GT (segmento C) y un sustituto del A110. En cada uno de ellos, la experiencia de conducción se centra en el conductor, la emoción y el placer de conducir.

La firma luminosa Alpenglow forma parte de los códigos de diseño que inspirarán los futuros modelos de la marca. Tanto en la parte delantera como en la zaga.

Los coches Alpine también contarán con un volante intuitivo y deportivo inspirado en Alpenglow, con funciones ergonómicas específicas para los modelos Alpine.

En cuanto a los materiales utilizados, el carbono – incluido el carbono reciclado – se utilizará en los futuros coches para garantizar la ligereza de la que se enorgullecen todos los Alpine.

Las formas generosas y esculpidas insinúan las siluetas de los futuros Alpine. Una potencia y fuerza de carácter que será reconocible en cada modelo. Sin olvidar los distintivos copos de nieve que hacen que cada Alpine sea único.

… y los vehículos de competición

Hablar de un Alpine sin mencionar su espíritu de competición y su rendimiento en la pista es inimaginable. Alpenglow es la personificación de un coche de carreras, con una forma que invita a probar cada curva de un circuito. Su construcción interna, similar a la de un monoplaza, es un vínculo con la Fórmula 1 y su silueta externa con las carreras de resistencia. El parabrisas en forma de casco ofrece un espectáculo a todos los entusiastas que esperan iniciar esta aventura. El motor trasero y la forma aerodinámica de este modelo son la máxima expresión de su espíritu de competición. En su forma, sus faros y su espíritu, el futuro hypercar Alpine de la categoría LMDh se inspirará en el carácter espectacular de Alpenglow.

ALPENGLOW, LA INNOVACIÓN COMO PUNTA DE LANZA

Alpenglow interpreta un futuro de emisiones limpias posible para los coches de carreras del mañana y para las futuras generaciones de vehículos Alpine. La emoción de la conducción se ve reforzada por su innovadora tecnología basada en un motor de combustión interna alimentado por hidrógeno, que conserva la musicalidad tan apreciada por los aficionados al automóvil.

El hidrógeno, una solución sostenible para una movilidad limpia

Con Alpenglow, Alpine avanza hacia una movilidad limpia, ofreciendo soluciones sostenibles. La movilidad del futuro será una mezcla de soluciones neutras en carbono, con una complementariedad natural entre los vehículos eléctricos de batería (BEV), los impulsados por una pila de combustible (FCEV) y otros que estarán equipados con motores térmicos híbridos que funcionen con un combustible sostenible, que podría ser el hidrógeno verde.

Por eso Alpine está investigando una tecnología que podría ser precursora de los futuros coches de competición y de carretera de la marca. El motor híbrido de hidrógeno es una solución que concilia el respeto al medio ambiente con el inimitable placer de conducción que proporciona este tipo de motor: potencia, ligereza y riqueza de emociones sonoras.

El uso del hidrógeno como combustible, combinado con los conocimientos técnicos del motorsport, permitirá que los futuros vehículos alcancen un nivel de prestaciones digno de los coches de carreras actuales emitiendo prácticamente sólo vapor de agua y musicalidad.

Con sus dos depósitos cilíndricos de hidrógeno a 700 bares, Alpenglow conserva su ligereza característica y ofrece a los aficionados lo último en placer de conducción con emisiones limpias.

Un ecosistema alrededor del hidrógeno

Para desarrollar esta tecnología, Alpine se apoya en la experiencia de las entidades de Renault Group, que han construido todo un ecosistema en torno al hidrógeno, incluyendo HYVIA. Durante el Gran Premio de Francia de Fórmula 1 celebrado el pasado mes de julio, el equipo BWT Alpine F1 Team e HYVIA anunciaron una asociación que confirma su inversión conjunta en tecnologías avanzadas y en la transición hacia la movilidad sostenible. 

También podría interesarte
Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More