El KH-7 Epsilon Team capea la rotura de un amortiguador

-Uno de los dos amortiguadores de la rueda delantera derecha ha dicho basta a 123 kilómetros del final de la especial, lo que ha forzado al equipo a detenerse en pista una hora y 15 minutos.

-Jordi Juvanteny, José Luis Criado y Jordi Ballbé invertirán el tiempo disponible en la asistencia de hoy para reparar la avería y dejar el camión en el mejor estado posible para la etapa de mañana, última antes de la jornada de descanso.

-José Luis Criado: “Al funcionar tan sólo uno de los dos amortiguadores de la rueda delantera derecha, hemos debido aminorar el ritmo para conservar la mecánica y llegar a meta.

El KH-7 Epsilon Team ha superado una problemática jornada para finalizar el primer segmento de la etapa maratón del Dakar 2023, entre Riad y Al Duwadimi, de 333 km cronometrados. El equipo español, participante en la nueva división Challenge New Energy, se ha dejado una hora y cuarto en pista como consecuencia de la rotura de la cabeza de un amortiguador de la rueda delantera derecha, y ha debido aminorar el ritmo para completar los 123 kilómetros restantes de especial.

La exigencia no da tregua en este Dakar, y la etapa de hoy ha sido un nuevo ejemplo. José Luis Criado describe los pormenores del libro de ruta de la jornada: “Ha sido una especial bastante dura, especialmente en su primera y última parte. Hemos avanzado a buen ritmo en los primeros kilómetros, trazados por pistas entre cañones que alternaban superficies dura y arenosa. Donde más hemos disfrutado ha sido en el tramo central, en el que hemos debido superar dunas de gran altura. Nuestro éxito en este delicado punto se ha debido, en gran medida, a la pericia de Jordi al volante. Hoy ha estado imperial, atacando algunos pasos que ningún otro participante se había atrevido a tomar en todo el día”.

La etapa discurría sobre ruedas y con el objetivo más que viable de acabar la especial con luz solar. Sin embargo, un amortiguador ha decidido lo contrario, como relata Jordi Ballbé: “Ha sido el susto del día, y nos ha llegado cuando encarábamos la mitad final de la especial. Hemos oído un ruido muy fuerte en el paso de rueda que queda justo debajo de mi asiento y hemos parado por precaución. El primer diagnóstico visual dejaba las cosas claras: se había roto por completo la cabeza del amortiguador, así que tocaba remangarse y trabajar duro. Hemos inutilizado este elemento y lo hemos eslingado, lo que nos ha costado, aproximadamente, una hora y 15 minutos. Quedaban 123 km de etapa, que además se disputaban sobre un terreno muy roto, al estilo de las típicas etapas marroquíes, y encima de noche, que parece nuestro sino en esta carrera…”

De vuelta a la cabina, la tripulación del KH-7 Epsilon Team ha tomado una decisión estratégica, que detalla Jordi Juvanteny: “Funcionaba sólo uno de los dos amortiguadores que trabaja en la rueda delantera derecha, por lo que lo más sensato era bajar el ritmo para conservar el camión y poder llegar al final de la especial”. El equipo trabaja en estos momentos a contrarreloj en las dos horas disponibles para solucionar la avería. A fin de optimizar el tiempo disponible, se retirará un amortiguador de las ruedas traseras, menos exigida en las especiales, para permitir disponer de doble suspensión en el eje delantero.

La octava etapa del Dakar llevará a los supervivientes de vuelta al vivac de Riad tras una especial de 346 kilómetros, la mayoría de los cuales sobre pista, con algún puntual cordón de dunas. El premio de mañana es especialmente jugoso, ya que quienes alcancen la meta podrán disfrutar, el lunes, de una merecida jornada de descanso.

También podría interesarte
Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More