El KH-7 Epsilon Team supera la primera semana del Dakar con su sistema de hidrógeno

-El equipo español invierte más de ocho horas para completar el segundo segmento de la etapa maratón, trazada entre pistas rotas y zonas arenosas de complicada navegación que han sorteado sin incidencias técnicas.

-Jordi Juvanteny, José Luis Criado y Jordi Ballbé despiden los primeros nueve días de competición sin el más mínimo fallo en su motor híbrido de gasóleo e hidrógeno.

José Luis Criado: “Cuando empezábamos la prólogo, esto parecía misión imposible… pero aquí estamos, con el ánimo y la ilusión intactos de convertirnos en el primer vehículo con hidrógeno que termina el Dakar”.

El KH-7 Epsilon Team ha completado con éxito la segunda parte de la etapa maratón y ya viaja de regreso a Riad, donde mañana disfrutará de una merecida jornada de descanso. El conjunto español ha invertido 8 horas, un minuto y 39 segundos para cubrir los 346 kilómetros cronometrados del día, cuyas mayores dificultades han sido de navegación, pero que han solventado sin inconvenientes técnicos en su MAN 6×6 impulsado por una mecánica híbrida de gasóleo e hidrógeno.

Fortuna y trabajo se han estrechado la mano en la octava etapa del Dakar, que el KH-7 Epsilon Team ha iniciado en pleno mediodía saudí con el objetivo de cerrar una semana impecable en lo deportivo y técnico. Jordi Juvanteny definía el terreno de la jornada con las siguientes palabras: “Hemos tenido una etapa muy completa. Un inicio lento y rompedor, con mucha piedra, y en el que debías cuidar el ritmo para no tener un percance o pinchar; seguido de pistas arenosas y algún cordón de dunas en el que se podía rodar deprisa. Y para acabar, una última ración de pista combinada con dunas que para los primeros participantes seguro que no representaban dificultad alguna, pero que para nosotros llegaban con una arena blanca que parecía polvo de talco y que estaba muy removida por el paso de la caravana, por lo que superarla ha sido un reto en sí mismo”.

Olvidados los problemas con la suspensión de ayer, el 6×6 del equipo, animado por gasóleo e hidrógeno, ha vuelto a comportarse a la perfección y sin un solo fallo, tal y como viene siendo la tónica desde el inicio del rally, el pasado 31 de diciembre. La historia más suculenta del día habla de navegación, y este capítulo la tripulación del KH-7 Epsilon Team ha combinado fortuna y pericia, como relata con esta anécdota Jordi Ballbé: “Cerca de las cuatro de la tarde hemos afrontado un cordón de dunas muy difícil, que incluía un punto de paso que parecía que se nos atragantaba a unos cuantos participantes: el 79. Estaba situado en lo alto de una duna que no había manera de subir. Nos encontrábamos rodeados de coches y camiones y sus respectivas roderas en plena misión, cuando hemos decidido irnos a la izquierda… con tal fortuna que se nos ha abierto el waypoint para poder recogerlo, y no sé qué demonios ha ocurrido exactamente, pero pese a salir por el mismo punto por el que habíamos iniciado el ascenso, ha saltado en la tablet el siguiente, el 80. Debe ser que la suerte es para los que se la trabajan”.

El KH-7 Epsilon Team cierra una dura primera semana de carrera que les ha tenido 78 horas, 29 minutos y 11 segundos en pista para completar las ocho especiales programadas. Mañana llega la esperada jornada de descanso, aunque antes, José Luis Criado marcaba unos objetivos inmediatos del equipo desde el enlace a Riad: “Tenemos muchas ganas de descansar y de cenar, aunque esto último se está convirtiendo en una quimera al llegar tan tarde a cada campamento… En todo caso hoy tenemos más ganas de dormir que de comer”.

El navegante español también pasaba balance a los primeros nueve días –contando la prólogo– de competición del equipo: “Cuando tomábamos la salida en la prólogo, esto parecía misión imposible: saliendo los últimos cada día, quince minutos después del último participante y precediendo tan sólo al camión escoba; encontrando un terreno más roto y complicado que nadie, llegando al final de etapa cada día de noche… Y todo ello en un Dakar de altísima exigencia, como los de antes. Con estos ingredientes es lógico que cundiera el desánimo, pero nosotros lo hemos transformado en virtud, y hemos ido completando el recorrido día a día sin apenas errores y cuidando mucho el camión, que tan sólo ha tenido un problema de embrague y con un amortiguador en lo que llevamos de competición. Y aquí estamos, con el ánimo y la ilusión intactas de convertirnos en el primer vehículo con hidrógeno de la historia que termina esta carrera, y con ello decir alto y claro a todo el mundo que se puede competir con este combustible”.

Para lograr esta meta restan otras seis etapas, la mayoría de las cuales de menor kilometraje que en esta primera semana pero de una dureza que todos en el vivac presuponen mayor. El rally arrancará de nuevo el martes con la novena etapa, entre Riad y Haradh, y concluirá el domingo en Dammam.

 

También podría interesarte
Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More