El Opel 75 millones: un nuevo Grandland GSe “made in Eisenach”

  • Tradicionalmente innovador: el Grandland GSe que marca este hito combina las mejores tecnologías con un gran placer de conducción
  • Fiestas de aniversarios: 160 años de Opel, 40 años del Corsa y 30 años de la fábrica de Eisenach
  • Millonarios legendarios: Opel Kapitän, Rekord, Senator y Omega

2022 es el año de los aniversarios en Opel. La marca con sede en Rüsselsheim ya está celebrando su 160º aniversario junto al 30º cumpleaños de la planta de Eisenach, en Turingia. Y uno de los superventas del fabricante cumple 40 años: el exitoso Opel Corsa, del que se han vendido millones de unidades. Ahora Opel suma otro hito histórico: la marca del rayo alcanza el hito de 75 millones de unidades producidas. Los modelos de Opel siempre han permitido que las últimas innovaciones sean asequibles para un amplio abanico de compradores y, por lo tanto, que la gente se mueva. Vehículos de elevada eficiencia que combinan emoción y practicidad en el día a día. Y, como representante de los 75 millones de Opel, hoy ha salido de la línea de montaje un Grandland GSe electrificado libre de emisiones, un Opel “made in Eisenach”.

“75 millones de Opel es un verdadero hito en la historia de la producción de automóviles de Opel. Esta impresionante cifra muestra el importante papel de Opel en la democratización de tecnologías y soluciones de movilidad a lo largo de las décadas y para el futuro. Estamos redefiniendo la movilidad con el claro objetivo de convertirnos en una marca 100% eléctrica en Europa para 2028, con coches que combinen placer de conducción con responsabilidad. Nuestros nuevos GSe, deportivos y electrificados, suponen un paso más en esta dirección”, afirma el director general de Opel, Florian Huettl.

Opel recientemente ha anunciado que dará vida de nuevo a los GSe como una nueva sub-marca de modelos electrificados con un gran componente dinámico; con unas siglas GSe que ahora pasan a significar ‘Grand Sport electric’. El nuevo Opel Grandland GSe sigue los pasos de los Astra GSe y Astra Sports Tourer GSe. Se trata de un híbrido enchufable de elevadas prestaciones con tracción total eléctrica, un auténtico pionero en el segmento de los SUV compactos.

El Grandland GSe combina un motor de gasolina 1.6 sobrealimentado con dos motores eléctricos -uno en cada eje- para conseguir una potencia del sistema de hasta 221 kW/300 CV (consumo provisional de combustible combinado y emisiones bajo ciclo WLTP[1]: 1,3 l/100 km y 31-29 g/km de CO2). El sistema híbrido enchufable convierte al Grandland GSe en un potente modelo deportivo con tracción total eléctrica para ofrecer una óptima tracción y una aceleración desde parado líder en su segmento. La aceleración de 0 a 100 km/h la cubre en sólo 6,1 segundos y alcanza una velocidad máxima de 235 km/h (135 km/h con propulsión eléctrica).

Al igual que en sus hermanos, los Astra GSe, los requisitos para conseguir un carácter especialmente dinámico y una gran diversión al volante del Opel Grandland GSe residen en la exclusiva puesta a punto de su dirección y la suspensión, con muelles más firmes y amortiguadores con tecnología KONI FSD (Frequency Selective Damping). Gracias a ello cuenta con diferentes características de amortiguación para poder ofrecer una gran agilidad junto a un gran confort. El nuevo Grandland GSe aporta innovadoras tecnologías al segmento de los SUV compactos y, al mismo tiempo, combina placer de conducir con responsabilidad.

Hitos de producción: del primer millón al Opel 75 millones

Hasta llegar al vehículo número 75 millones, a lo largo de sus más de 120 años de producción de automóviles, Opel ha contado con muchos superventas y leyendas. Con modelos como el 4/8 CV “Doktorwagen” de 1909 o el 4/12 CV “Laubfrosch”, Opel muy pronto logró transformar los coches de prestigio para una clase acomodada en coches para un público mucho más amplio.

En 1940 se fabricó el Opel número un millón, un Kapitän con chasis monocasco y suspensión delantera independiente, un diseño que, gracias a su bajo peso, en esa época aseguraba un mayor dinamismo y un consumo de combustible más bajo. En 1956 la marca del rayo alcanza la producción de dos millones, también un Kapitän. Como característica especial, Opel es el primer fabricante alemán de la época en alcanzar una cifra de producción tan elevada. Por ello, la empresa convierte el vehículo del “aniversario” en un coche único: como extraordinario buque insignia de la marca, este Opel en blanco crema recibe un recubrimiento de oro de 24 quilates en todas sus piezas cromadas.

Los “millones” se suceden durante los siguientes años cada vez con mayor rapidez. El aumento de la velocidad de producción no sólo expresa el rápido avance de la motorización, la democratización de la movilidad, sino también el resultado de una producción cada vez más moderna y eficiente. Sólo 15 años más tarde, en 1971, el Opel número diez millones sale de la línea de montaje de la planta de Rüsselsheim: un Rekord C Caravan. Un aniversario que también se celebra a lo grande. Cada uno de los Opel producidos el mismo día del “diez millones” se entrega a los presidentes de los estados federales en los que Opel tenía fábricas en ese momento: Hesse (Rüsselsheim), Renania del Norte-Westfalia (Bochum) y Renania-Palatinado (Kaiserslautern).

En 1983 un Senator CD gris plateado que sale de la fábrica de Rüsselsheim se convierte en el Opel número 20 millones. Y en la misma década se produce el Opel número 25 millones, un Omega A Caravan, en la planta de la sede central de Opel. El Omega A es el modelo tope de gama de la marca desde mediados de los 80 hasta principios de los 2000, y el utilitario Opel Corsa y el sucesor del Kadett, el Astra, también se convierten en éxitos de ventas millonarios en sus respectivos segmentos. Tras la reunificación alemana, alrededor de 4,13 millones de Astra F salen de la línea de producción entre 1991 y 1997, lo que lo ha convertido en el modelo de Opel más vendido hasta la fecha. El honor del número 50 millones de Opel recae nuevamente en el Omega, que sale de la planta en diciembre de 1999 como una berlina plateada de la entonces completamente actualizada generación B.

Y ahora llega el siguiente gran hito con el Opel número 75 millones: con el nuevo Grandland GSe, que ejemplifica para la marca cómo el placer de una conducción especialmente deportiva puede convivir responsablemente con un diseño emocional y una amplia practicidad en el día a día. Un concepto de coche y de conducción con el que la marca sigue avanzando en el futuro de la movilidad. Hoy ya está claro que un modelo libre de emisiones y completamente electrificado saldrá de la fábrica con motivo del próximo aniversario de producción de Opel.

También podría interesarte
Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More