El WRC celebró sus 50 años

Cinco décadas en una noche. Y qué noche fue la de las estrellas del Campeonato del Mundo de Rallyes, reunidas en vísperas del Rallye de Portugal de la semana pasada.

El simple hecho de estar en la misma sala que tanta realeza reunida era un honor. Y no se le escapó a quien lleva la actual corona.

Mirando a sus compañeros de equipo, el piloto Toyota Sébastien Ogier sonrió.

«Es porque estoy muy emocionado por la prueba de mañana», dijo, «no podía esperar… En realidad, es un honor estar junto a tantas leyendas. Es una pena que no pueda quedarme más tiempo esta noche».

El shakedown llegaría demasiado pronto para Ogier y sus compañeros ganadores del título Sébastien Loeb y Ott Tänak. Mientras se dirigían a preparar la cuarta prueba de la serie de este año, dejaron a las superestrellas de días pasados para reflexionar sobre lo que hace grande al Campeonato del Mundo de Rallyes.

Y las historias siguen llegando.

Estando en Portugal, parecía totalmente apropiado que Walter Röhrl nos recordara aquel impresionante ataque en Arganil en 1980. También Ari Vatanen, que tuvo su propia anécdota de la misma prueba, en el que él y su compañero de equipo Hannu Mikkola se estrellaron en la misma curva del tramo de Cabreira.

La ganadora de cuatro pruebas del mundial de rallyes Michéle Mouton y las defensoras del título de la Copa Femenina del WRC Louise Aitken-Walker, Isolde Holderied y Christine Driano estuvieron presentes para unirse a Miki Biasion y Carlos Sainz para tender un puente entre las décadas de los ochenta y los noventa.

Marcus Grönholm y Petter Solberg captaron el espíritu y la velocidad del nuevo milenio, y Robert Reid estuvo presente para recordar los grandes momentos del campeonato de 2001 que ganó con Richard Burns. Los compañeros británicos de Reid, Derek Ringer y Nicky Grist, también estuvieron en el evento recordando tiempos inolvidables junto a Colin McRae.

A medida que la noche avanzaba, los años se desvanecían y las historias se sucedían.

El presidente de la FIA, Mohammed Ben Sulayem, fue recibido con entusiasmo, más aún cuando contó una cautivadora historia sobre la posibilidad de ser comido por leones mientras estaba sentado en un Toyota varado en el Safari Rallye.

Rodeado de amigos y compañeros de competición, la sala permaneció abarrotada mucho después de que se encendieran las luces y se retirara el café. Reunir a tantos iconos de nuestro deporte es algo que ocurre con muy poca frecuencia hoy en día, y el miércoles pasado en Matosinhos fue una noche que nadie quería que terminara.

Por los próximos 50 años.

También podría interesarte
Deja una respuesta