Evans lidera la armada Toyota en una frenética mañana de viernes

Elfyn Evans se puso a la cabeza del Safari Rallye de Kenia mientras los Toyota GR Yaris ocupaban las cuatro primeras posiciones en una dramática mañana de viernes.

El galés fue uno de los pocos pilotos que disfrutó de un pilotaje sin problemas, ya que la monstruosa prueba de Kedong, que completaba el bucle, diezmó a algunos de los grandes nombres del Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA.

Thierry Neuville, Gus Greensmith y Oliver Solberg sufrieron importantes pérdidas de tiempo en el último tramo sobre arena en la orilla sur del lago Naivasha, mientras que el nueve veces campeón del mundo Sébastien Loeb se quedó fuera por problemas de motor.

Evans le pisó los talones a su compañero de equipo Sébastien Ogier durante la mayor parte del bucle, ya que el piloto francés consiguió una ventaja inicial que abrió en la superespecial inicial del jueves por la tarde.

Sin embargo, cuando el Yaris de Ogier se quedó sin potencia después de recoger un poco de la famosa arena fesh-fesh de Kedong, el galés se puso por delante y mantuvo una ventaja de 8,5 segundos al final.

«Estoy bastante contento», dijo Evans. «Es muy difícil saber cómo gestionar tu velocidad.

«Hicimos una buena primera especial, pero me decepcionó un poco la segunda. Creo que podríamos haberlo hecho mucho mejor. Creo que el último tramo siempre iba a ser una especie de lotería.

«Definitivamente, estaba en el lado cuidadoso, y esta tarde va a ser una historia diferente de nuevo, así que será difícil juzgar la velocidad», añadió.

Kalle Rovanperä se quedó a sólo 2,6 segundos de Ogier tras conseguir dos victorias de tramo. Como líder del campeonato, el finlandés tenía que abrir pista, pero se las arregló de forma admirable con las condiciones de la pista.

«Los dos primeras no fueron tan malos», explicó. «Está bien, tuve que limpiar un poco, pero el último fue una auténtico tramo del Safari. Fue realmente duro».

Takamoto Katsuta se quedó a 1,3 segundos, mientras que Craig Breen completó los cinco primeros puestos con su Ford Puma de M-Sport. Terminó a 22,6 segundos de los líderes tras heredar la posición de Loeb, cuyo coche similar sufrió un pequeño incendio en el motor al final de Kedong antes de retirarse en el enlace de carretera poco después.

Ott Tänak fue el piloto de Hyundai mejor clasificado, en sexta posición, en lo que fue una mañana complicada para el equipo. Una palanca de cambios rota en la especial inicial le costó al piloto del i20 N casi 30 segundos, aunque pudo realizar una reparación improvisada utilizando el soporte de la rueda de repuesto como palanca de cambios provisional.

También podría interesarte
Deja una respuesta