Fernando Castaedo: «La imagen de los Marbella entrando en la asistencia entre los aplausos de los demás equipos es lo más bonito que he vivido en las carreras»

El piloto asturiano Fernando Castaedo, que tuvo que abandonar el Rally Villa de Llanes, realiza una reflexión tras lo acontecido en la cita del Campeonato de España de Rallys.

Fernando Castaedo Conde

Me mandaban esta foto, donde justo estaba escribiendo mi anterior publicación.

Poco después pasaban los últimos coches de la cola. Esos que casi nadie se queda a ver. Esos que escuchan mil comentarios cuestionables. Justo pasaban los Marbella y comentaba con mi copiloto que ellos si que se divertían de verdad…

A veces que ilusos somos: en esa foto yo llorando porque un manguito se había soltado, y ni tan sólo 10 minutos después todos llorábamos por un motivo de verdad. Que importancia le damos a veces a cosas que no se la merecen.

La imagen de los Marbella entrando en la asistencia entre los aplausos de los demás equipos es lo más bonito que he vivido en las carreras en mi vida. Que paradójico resulta que ese momento fuese causado por una de las mayores desgracias a su vez.

Pienso en sus familias… Joder, y la cosa cambia. A veces me siento egoísta por practicar este deporte. Nadie nos entiende, y es lógico, solo los que comparten nuestra pasión. Perdemos dinero, tiempo y arriesgamos nuestra vida para que incluso, a veces, ni se nos respete. Pero lo que sentimos dentro de un coche de carreras nos lleva al punto de tener claro que todo lo anterior merece la pena. Incluso hasta el extremo de no poder explicarlo. Mucha fuerza para sus familias.

Pienso en la organización del Rallye. Gente que, de manera totalmente desinteresada, trabaja todo el año para sacar adelante una prueba deportiva a nivel nacional. Y ahora se van a ver metidos en una marejada de disputas entre seguros, investigaciones, juicios de moralidad y politiqueos.

Ánimo señores, durante una semana al año Llanes pone el cartel de «completo» gracias a vosotros.

Pienso en ellos dos…. Disfrutando y felices. No quiero ni puedo verlo de otra manera, quizás suene frío, pero no puedo. Cuando nos ponemos el casco no se nos pasa por la cabeza otra cosa que no sea disfrutar de las emociones. Héroes, descansad en paz.

Los rallys son especiales. Miles de personas madrugan y viajan, llueva, nieve o haga calor hasta lugares perdidos para verlos.

Puedes ver a tus ídolos entrenar, hablar con ellos en la asistencia o salida y meta de cada tramo como uno más. Sin distinciones sociales ni clasismos.

Los rallys son montaña y mar, familia, amigos, anécdotas de cuneta, y afición. Los Rallys son turismo, gastronomía y naturaleza.

Protejamos los Rallys.

Me acabo de despertar y no se, me apetecía escribir esto sin más.

También podría interesarte
Deja una respuesta