De la mano de la empresa GCK Motorsports, filial de Guerlain Chicherit, el Lancia Delta Integrale vuelve a la competición casi 30 años después de su última aparición.

Y lo hará en el Campeonato del Mundo de RallyCross, no en el WRC, donde logró sus más destacados resultados.  Pero poco o nada tendrá que ver con el coche que maravilló tiempo atrás en los tramos de medio mundo, puesto que las unidades que compitan en la categoría WRX serán coches impulsados por motores eléctricos alimentados por baterías de Kreisel Electric.

El novedoso Lancia Delta RX1e contará con 680 CV y 880 Nm de par, aunque su estética será la pasada. “Hemos elegido el Lancia Delta Integrale porque es un vehículo que nos hizo soñar a todos. Es el coche de rallyes por excelencia, sin duda el más increíble de su época y que sigue siendo muy popular hasta el día de hoy”, han dicho desde Chicherit.