Isidre Esteve nos abre las puertas de su casa en el Dakar

-El Repsol Rally Team dispone de una vivienda móvil que ocupa una parcela de 20×15 metros cuadrados, con camas, baño, zona de almacenaje, taller, comedor y carpa para los masajes.

-Se trata de un contenedor de barco transformado a medida para facilitar la vida a todo el equipo y en especial al piloto ilerdense, afectado por una lesión medular.

-«Esta casa ha mejorado mucho mi calidad de vida y me permite pensar sólo en pilotar. Cuando empecé todo eran incomodidades, dormía en una tienda y me resultaba muy difícil la vida en el campamento».

-En tiempos de pandemia, la instalación permite al equipo mantenerse dentro de su propia burbuja para minimizar el riesgo de contagio.

Si para cualquier participante en el Dakar el día a día es muy incómodo, imagínense cómo debe serlo para Isidre Esteve, que se desplaza en silla de ruedas a causa de su lesión medular. Para facilitar su calidad de vida, el equipo Repsol Rally Team dispone este año de una nueva instalación que se ha convertido en el hogar de todos sus integrantes, pero también en el puesto de trabajo para preparar las etapas y poner a punto el Toyota Hilux Overdrive.

«Se trata de un contenedor de barco que fue transformado en vivienda-taller y que los mecánicos Carlos Méndez y Albert Soler transportan en camión de campamento en campamento mientras Txema Villalobos y yo estamos en carrera. Dentro disponemos de muchas comodidades, como camas, baño, ducha… todo en el mismo nivel y adaptado para que pueda moverme con plena autonomía, sin necesidad de plataformas», comenta Isidre Esteve, mientras se toma un café durante la etapa de descanso de este sábado.

En el exterior, esta casa rodante se convierte cada día en un taller equipado al cien por cien. David Pigem, jefe de mecánicos del Repsol Rally Team y diseñador de esta instalación personalizada, explica que «aquí disponemos de todo lo necesario para repasar y poner a punto el Toyota antes y después de cada etapa. Tenemos banco de trabajo con cajoneras, carro de herramientas, sistema de compresión, cajas para guardar las piezas y los productos Repsol, todo bien ordenado, etiquetado y a la vista para no perder tiempo en buscarlo».

Pese a ocupar una superficie de 20×15 metros cuadrados en total, los mecánicos deben tirar de imaginación para aprovechar cualquier rincón disponible. De esta manera, incluso el falso techo se convierte en un pequeño almacén en el que el equipo guarda algunos recambios del coche. «Es importante disponer de un buen lugar de trabajo y el nuestro tiene poco que envidiar al de un taller convencional, salvo por la lógica limitación de espacio, que compensamos a base de imaginación y buena organización», apunta David Pigem.

El hogar dakariano del Repsol Rally Team se completa con una carpa multiuso de 18 metros cuadrados, en la que los miembros del equipo desayunan y cenan (el almuerzo suelen hacerlo en ruta la mayoría de días), celebran los briefings e Isidre Esteve prepara las etapas con su copiloto Txema Villalobos. Ambos también reciben allí los masajes de recuperación, a cargo de la preparadora física Lidia Guerrero.

«Esta vivienda ha mejorado mi calidad de vida, me ahorra mucho sobreesfuerzo y me permita centrarme únicamente en pilotar. Cuando empecé todo eran incomodidades, dormía en una tienda y me resultaba muy difícil la vida en el campamento, mientras que ahora todo es mucho más fácil. La instalación parte de la experiencia vivida los últimos cuatro años, es accesible y está equipada para ser autónomo», destaca Isidre Esteve.

En esta atípica edición marcada por el coronavirus, otro aspecto a tener muy en cuenta es que al disponer de agua caliente, luz, calefactor, conexiones, cafetera y nevera, todo ello con la energía que genera un grupo electrónico propio, les permite ser cien por cien autosuficientes y mantener la distancia social. «Tener esta vivienda en plena pandemia es muy importante porque nos permite aislarnos del resto y no salir de nuestra parcela salvo para ir al tramo, con lo que evitamos el riesgo de contagio», remarca el ilerdense.

Con su nuevo hogar en el Dakar, Isidre Esteve sigue avanzando para normalizar su vida dentro de la caravana dakariana y poder competir en igualdad de condiciones con sus rivales. De momento, el piloto de Repsol, MGS Seguros, KH-7 y Toyota España demuestra ser uno más en carrera y ya ocupa la 20ª plaza en la general, después de seis etapas completadas con su Toyota Hilux Overdrive con los mandos adaptados en el volante por Guidosimplex.

También podría interesarte

Deja una respuesta