Jaume Betriu empieza a recobrar sensaciones en el GP de Eslovaquia

En una cita complicada por la lluvia y el barro, el piloto de WP Eric Augé demostró una mejoría encima de la moto, pese a quedar fuera del podio en las dos carreras disputadas.

El de Coll de Nargó, décimo el sábado y séptimo el domingo en la categoría de E3 (26º y 16º scratch, respectivamente), prepara la siguiente prueba del Mundial de EnduroGP, en Hungría este fin de semana, con más confianza.

“Estoy muy contento. He empezado a soltarme un poco, aunque sé que aún queda mucho para desbloquearme del todo y tener la velocidad que tenía antes de la lesión”.

Jaume Betriu sigue dando pasos adelante en su camino para recuperar el nivel competitivo después de fracturarse cuatro costillas hace unos meses. En la doble prueba del GP de Eslovaquia del Mundial de EnduroGP, disputada este pasado fin de semana en la localidad de Gelnica, empezó a recuperar las buenas sensaciones encima de su KTM 500 EXC-F. Aun así, se tuvo que conformar con resultados nuevamente alejados de lo que suele ser habitual en él. En la primera carrera, fue décimo de la categoría E3 (26ª scratch), mientras que en la segunda manga acabó séptimo de E3 (16º scratch). Pese a todo, el piloto de WP Eric Augé cerró su tercera participación mundialista de la presente temporada –se perdió las dos primeras citas del calendario– mucho más satisfecho que en Italia o Portugal.

“Creo que el domingo di uno o dos pasos adelante, porque en una carrera difícil como ésta fui capaz de coger confianza y la seguridad que me faltó cuando regresé de la lesión. El resultado no lo indica porque tuve muchas caídas y hubiera acabado mucho más adelante, pero ahora mismo casi ni me importa el resultado, sino encontrar la confianza y la fuerza para pilotar bien, y creo que el domingo lo conseguí. Estoy muy contento. He empezado a soltarme un poco, aunque sé que aún queda mucho para desbloquearme del todo y tener la velocidad que tenía antes”, asume Betriu.

La primera de las dos carreras empezó bien para el de Coll de Nargó (Lleida), que en el Super Test del viernes –a modo de prólogo espectáculo– marcó el tercer mejor crono de E3 y el 11º absoluto. Pero al día siguiente, con unas condiciones complicadas debido a la lluvia que cayó y al terreno embarrado, el piloto español no halló su ritmo y no pudo pasar del décimo puesto en E3 y el 26º absoluto.

“El viernes me sentí bastante cómodo, pero al día siguiente me costó. Fui con tensión y poca confianza en mí mismo. Fue una carrera muy técnica, un enduro de verdad, con un tramo y un Cross Test muy largos. No fue fácil, pero en la tercera (y última) vuelta del recorrido empecé a notarme mejor”, explica.

Esas últimas sensaciones positivas antes de finalizar la jornada fueron el combustible que necesitó Jaume Betriu para arrancar con más firmeza el domingo, en la segunda manga del GP de Eslovaquia. “Desde el inicio, la actitud que tuve encima de la moto, la manera de pilotar, la confianza en mí mismo, cambiaron por completo. Me caí mucho, pero competí bien y eso me da esperanzas de cara a Hungría”, cuenta. De hecho, el séptimo puesto de E3 y el 16º lugar en la scratch indicaron una notable mejoría, que se quedó a medio camino de lo que podría haber sido.

Ahora, el ilerdense tendrá 24 horas más de descanso para recuperarse del esfuerzo antes de empezar a caminar las especiales del siguiente compromiso, el GP de Hungría, que se celebra este fin de semana en Zalaegerszeg, al oeste del país, a una hora aproximadamente de las fronteras de Austria, Eslovenia y Croacia. Será la penúltima cita del calendario, antes de que el campeonato eche el cerrojo en el GP de Alemania a mediados de octubre.

También podría interesarte
Deja una respuesta