Javier Jacoste sigue en carrera pese a una avería en su camión

-El piloto de Sant Quirze del Vallés ha tomado la salida de la sexta etapa del Dakar tras solucionar provisionalmente los problemas de motor que le lastraron en la jornada de ayer.

-El equipo Marrones Jalan intentará superar la especial de este viernes con el objetivo de aprovechar el día de descanso de mañana para revisar a fondo la mecánica de su vehículo.

-«Seguimos en carrera de milagro. El objetivo es hacer la cronometrada con la mayor solvencia posible y llegar al vivac».

Javier Jacoste y sus compañeros han conseguido tomar la salida de la sexta etapa del Rally Dakar. Ayer vivieron una nueva jornada dantesca, en la que sufrieron una avería en el motor de su MAN que les obligó a ser remolcados más de 200 km para llegar de madrugada al vivac de Al Qaisumah.

«Seguimos en carrera de milagro», ha reconocido Javier Jacoste antes de tomar la salida de la especial cronometrada de este viernes. «En la etapa de ayer tuvimos que salir del recorrido por un problema en el motor. Fuimos remolcados por otro camión y no fue una experiencia muy agradable, yendo a sólo un metro de él y en plena noche. Afortunadamente los mecánicos del equipo han podido hacer una reparación provisional para salir a la jornada de hoy».

El fallo técnico, proveniente de una fuga en la junta que une el motor con el colector de escape, causaba un sonido muy extraño en el propulsor del MAN del equipo Marrones Jalan, lo que hizo que sus integrantes se llegasen a temer lo peor. Pero una vez en el campamento, los mecánicos encontraron el problema y le buscaron una solución que debe permitir al equipo catalán completar la sexta etapa, ya en marcha.

«El objetivo es hacer la cronometrada con la mayor solvencia posible y llegar al vivac. Mañana, en la jornada de descanso, aprovecharemos para reparar el camión al cien por cient. No será fácil, pero esperamos superar el desafío. Estamos contentos de seguir disfrutando y sufriendo este Dakar», ha comentado un optimista Jacoste.

La labor de los tripulantes de la cabina del MAN nº524 fue considerable para poder continuar en competición. «Fue un día muy duro», ha explicado el copiloto Lluís Rosa. «El camino de vuelta al campamento se hizo largo y anímicamente estábamos muy tocados porque pensábamos que se había roto el motor. Por suerte todo ha quedado en un susto y estamos súper motivados para continuar».

La sexta etapa del Rally Dakar, la última antes del merecido día de descanso, es un hueso duro de roer para el equipo Marrones Jalan. Consta de 347 km cronometrados que se disputan íntegramente por pistas de arena y dunas antes de llegar al vivac de Ha’il.

ARUCAS_300x600_mobile
También podría interesarte
Deja una respuesta