Joan Barreda, de liderar en motos a tener que abandonar por quedarse sin combustible…

El piloto español Joan Barreda, que estaba luchando por el triunfo en el Dakar 2021, la que supone su undécima participación, ha tenido que abandonar en la penúltima etapa. El valenciano volvió en helicóptero al vivac de Yanbu, campamento del penúltimo día de competición, después de protagonizar uno de los abandonos más extraños de los últimos tiempos en el raid.

El de Torreblanca partía obligado a remontar 15 minutos a Kevin Benavides, su compañero en Honda y líder de la general. Por eso, apretó los dientes desde el principio del día y se vio primero en los primeros puntos de control del día, aunque no lo suficiente para asaltar el puesto de Benavides.

Pasado el kilómetro 215, de estar con unos pocos segundos de ventaja sobre Ricky Brabec y el argentino, campanada: de repente tenía 12 minutos con uno y 9 y medio con otro. Parecía un épico golpe de suerte… del que la organización despertó enseguida. «El piloto español ha proseguido sin parar en el punto de repostaje. El quinto de la general corre el riesgo de recibir una penalización importante en meta o quedarse sin gasolina antes de llegar…», advertían en el seguimiento ‘in situ’ de la carrera.

Aguantó 50 kilómetros más, hasta que, en el 267 de la especial del día, Barreda se detenía: se había quedado sin combustible, tal y como advirtieron. Se abría entonces un debate: ¿cómo puede ser que se despistara para no ver un punto de repostaje, pese a la gran cantidad de avisos (incluso sonoros) de la moto?

Al ver que no podía reemprender la marcha sin perder todo el tiempo del mundo a la espera de una asistencia, fue evacuado en helicóptero, donde realizó una petición que hizo saltar las alarmas: quería una revisión médica.

Dos días antes, Barreda había tenido un accidente. Nada serio, en principio, ya que pudo continuar, pero sí estuvo unos instantes sin consciencia. No haberse dado cuenta de la zona de repostaje por una posible lesión cerebral parecía plausible, así que el español fue llevado a un centro médico donde le realizaron un escáner para descartar lesiones mayores. Él mismo lo explicó en instagram, sin confirmar que se hubiera detectado ninguna dolencia.

«Lo siento amigos. Me encuentro en el hospital realizando un scanner en la cabeza. La caída de hace dos días en la que perdí la conciencia durante unos minutos me ha pasado factura hoy. Tenia muchas ganas de continuar en carrera y acabar lo mejor posible, pero no ha podido ser. Quiero dar las gracias a mi equipo y a todos vosotros por estar siempre ahí», relató, junto a una foto en el hospital.

También podría interesarte
Deja una respuesta