Joan Font y Sergi Brugué disfrutan de su etapa más tranquila del Dakar

-Han completado la especial en 55ª posición con un tiempo de 4 horas y 55 minutos.

-«Nuestra carrera consiste en conservar la mecánica a un ritmo rápido, pero seguro, y en este sentido hoy no hemos tenido ningún problema. Ha sido una etapa muy bonita».

Pocos días son como el que hoy han vivido Joan Font y Sergi Brugué en la cuarta etapa del Dakar. Una jornada limpia, sin apenas ningún contratiempo, y con un ritmo de carrera más alto que en el día anterior. Algo prácticamente insólito para la pareja del FN Speed Team, que durante los dos primeros días de carrera sufrieron sobremanera para alcanzar la meta con su Toyota Land Cruiser de la categoría T2.

A pesar de ser la más larga de la presente edición –813 kilómetros en total, 337 cronometrados–, la de éste miércoles se presentaba como una etapa de transición, con algunas dunas pero principalmente pista. «Nuestra carrera consiste en conservar la mecánica a un ritmo rápido, pero seguro, y en este sentido hoy no hemos tenido ningún problema. Ha sido una etapa muy bonita», ha resumido Joan Font.

«Apenas hemos tenido sobresaltos. Tan sólo en algunas zonas rápidas hemos sufrido un poco porque los peligros prácticamente no estaban señalizados, pero hemos llegado bien y contentos de seguir un día más», ha añadido, tras completar la etapa en 55ª posición con un tiempo de 4 horas, 55 minutos y 55 segundos. En la general de T2 ocupa la cuarta plaza.

A pesar de todo, Joan Font y Sergi Brugué son plenamente conscientes que el cupo de etapas tranquilas ya lo han agotado, y que de ahora en adelante difícilmente podrán disfrutar de otra jornada como la de hoy. «Sobre todo, tenemos que afrontar los próximos días con la misma regularidad. Creo que nos estamos defendiendo bien, teniendo en cuenta que nuestro coche pesa 3.000 kg, que vamos cargados de recambios y que debemos respetar al máximo la mecánica. Estamos los dos muy concentrados y sabemos cuál es nuestra tarea y nuestro objetivo», asegura.

Sergi Brugué, copiloto de Joan Font y debutante en el Dakar, asegura que su entendimiento con el piloto de Vic es total: «Me lo pone muy fácil, tanto él como yo tenemos la capacidad de asumir nuestros errores y afrontarlos juntos, nos entendemos bien». Sobre la navegación, de momento no han tenido excesivos problemas: «Se complican más las cosas cuando nos cae la noche. Nuestro principal hándicap es que salimos muy atrás y acabamos a oscuras todas las etapas. Navegar así no es sencillo, sobre todo en las pistas, que se ven muy poco».

Este jueves el Toyota Land Cruiser de Font y Brugué deberá enfrentarse a una dura quinta etapa entre Riad y Al Qaisumah, con una especial de 436 kilómetros cronometrados y 205 de enlaces. El día se prevé difícil, con un tramo importante de dunas en mitad de la especial y numerosas rocas, dos de los ingredientes que más han sufrido en las jornadas precedentes.

También podría interesarte

Deja una respuesta