Jonathan Nuez: «Siempre te queda la sensación de que se podía haber hecho más»

Han pasado tres años después de la última participación del grancanario Jonathan Nuez en la competición, por lo que fue una alegría volver a verlo rodar con su Renault Clio. Los problemas le lastraron, pero era algo con lo que contaba. Junto a su copiloto Aday Ortiz lograron, no sin mucho sufrimiento, llegar a meta.

Jonathan Nuez Cabrera

Aprovecho el montaje de video realizado por Rallymotion para compartir con ustedes lo vivido en nuestro retorno a las carreras tras tres años de parón.

Después de casi vernos fuera en último momento, no pude rodar todo lo que me hubiera gustado antes de la carrera con tantas cosas nuevas que probar. Neumáticos asimétricos en este coche, supresión del servofreno, nuevo motor…

En fin, que se volvió más un test que una carrera. Íbamos motivados y tranquilos al primer tramo, y cuando llegamos al control la temperatura un pelin alta… Bueno, intento refrescar un poco pensando una vez arranque bajará, pero no fue así. Según salimos, alarma de temperatura y decido salir, ya que rodando bajará… Eso si, sin apretar en vueltas mucho para darle un respiro al motor, sin llegar al corte. Todo el primer tramo pendiente de las temperaturas y presión, más que de los relojes que se la carretera. No fue bueno el tiempo, y lo sabíamos.

Segundo tramo, ponemos el coche justo al salir y ya pudimos correr algo más sin las altas temperaturas y pendiente de la conducción, pero se enciende de nuevo la alarma llegando al cruce de corralillos, y bueno, lo dejamos caer en la zona estrecha para llegar.

Hacemos algunas mejoras en la asistencia y salimos al segundo bucle. Rodamos mucho mejor y vamos mejorando bastante el crono, pero a algo más de kilómetro y medio de la meta se sale la varilla del cambio y tenemos que hacer lo que queda en cuarta… Aún así bajamos 8 segundos de la primera pasada, que fue bastante malo, pero hubieran sido muchos más.

Reparamos y salimos al cuarto sin más complicaciones que correr y disfrutar. El quinto tramo ya íbamos encontrando nuestro ritmo y disfrutando, pero llegando a meta, otra vez la alarma de temperatura, y cuando paramos el electroventilador dijo basta… ¿Y ahora que hacemos? Bueno, pues decidimos poner el coche justo en la salida y tirarle cambios sin estresar el motor y coja aire llegando a meta, que era el objetivo del día por los que nos ayudan y han ayudado para que estuviéramos aquí.

Siempre te queda la sensación de que se podía haber hecho más. No estoy contento con mi rendimiento, pero si tranquilo de haber hecho el trabajo que tocaba y adaptarnos a cada situación para poder estar en la meta final cuando estuvimos hasta en dos ocasiones de no poder hacerlo. Así que me quedo con que hay mucho margen de mejora y ya sabía que después de tres años se iba a notar. Gracias a todos los que nos siguen y animan. ¡La próxima más y mejor!

También podría interesarte

Deja una respuesta