La alerta máxima en Canarias aplaza el Rally Villa de Teror 2022

Se intentó llevar adelante hasta última hora, pero la alerta máxima en Canarias ha obligado a las instituciones a tener que aplazar el Rally Villa de Teror 2022, cita del Campeonato de Las Palmas de Rallys.

El Cabildo de Gran Canaria ha declarado la situación de alerta máxima por tormentas, lluvias y viento en Gran Canaria a partir de las 00:00 horas del sábado 24 de septiembre debido a la situación meteorológica derivada de la presencia de un ciclón tropical al suroeste de Canarias.

La situación de alerta máxima implica la suspensión de actividades y eventos dependientes del Cabildo de Gran Canaria, el cierre de las áreas recreativas y las zonas de acampada, la prohibición de circular por pistas forestales así como de realizar senderismo, debido al riesgo de inundaciones y desprendimientos. Por otra parte se propone a los ayuntamientos la suspensión de las actividades y eventos de competencia municipal.

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, insistió en la necesidad de extremar la precaución y evitar todos los desplazamientos innecesarios. Asimismo llamó a adoptar medidas de precaución como evitar sótanos y zonas bajas que se puedan inundar. Insistió en que ante cualquier dificultad o situación de riesgo se debe llamar a los servicios de emergencia.

El dirigente insular insistió en que muy importante también informarse siempre por fuentes oficiales.

Entre el personal del Servicio de Carreteras, del Consorcio de Emergencias de Gran Canaria, del Consejo Insular de Aguas, y del servicio de Medio Ambiente, el Cabildo cuenta con un dispositivo de unas 600 personas preparadas para actuar en función de la evolución de la situación meteorológica, además de los trabajos de prevención que se han realizado durante la jornada de hoy.

Desde el Consejo Insular de Aguas se ha prohibido aparcar en los cauces públicos de barranco y transitar por ellos en caso de lluvias intensas. Asimismo se pide a la ciudadanía la retirada de estas zonas de acopios de materiales y de instalaciones que pudieran verse arrastradas en caso de avenidas de agua y, en general, la adopción de cuantas medidas de prevención sean necesarias para evitar, durante el periodo de riesgo, el uso de los barrancos y las actividades y acciones que puedan suponer un obstáculo para el flujo de las aguas.

Desde la institución insular se han puesto en contacto con los municipios que pueden verse afectados y que presentan zonas inundables así como con la policía local para retirada de vehículos, elementos que obstaculizan el flujo de agua en el barranco o en las obras de paso, zonas de parking de caravanas, actuaciones en las desembocaduras de los barrancos para permitir el flujo de agua, etc.

Antonio Morales ha hecho un llamamiento a la prudencia pero también a la tranquilidad. “Se está trabajando desde el principio de precaución para estar preparados para cualquier eventualidad. Si todos colaboramos, hacemos caso a las indicaciones de las autoridades competentes y evitamos conductas de riesgo podremos minimizar los impactos negativos de este fenómeno” aseguró.

También podría interesarte
Deja una respuesta