La FIA aparta al KH-7 Epsilon Team de la categoría T5 y ASO lo enmarca en la nueva división ‘Challenge New Energy’

La renuncia por parte del ente federativo a crear la nueva división T5.U Hidrógeno obligaba al equipo español a utilizar gasóleo tradicional si querían seguir compitiendo en la categoría FIA T5 o a integrarse en un nuevo apartado.

El MAN de Jordi Juvanteny, José Luis Criado y Jordi Ballbé, primer vehículo de la historia del Dakar en competir alimentado con hidrógeno, deberá tomar la salida de todas las etapas 15 minutos después del último participante.

Aunque encontrarán a muchas tripulaciones en apuros cada día, queda prohibido para todas ellas recibir ayuda de los hasta ahora conocidos como ‘Ángeles de la guarda del Dakar’, so pena de exclusión.

La edición 2023 será el reto más importante de la historia del equipo, ya que deberá completar el recorrido diario en las peores condiciones posibles, con un firme seriamente dañado por el paso de todos los vehículos de la caravana y navegar muchas más horas de noche.

Jordi Juvanteny: “A pesar de las limitaciones, nos centraremos en el desarrollo de esta nueva tecnología siguiendo los objetivos previstos. Los resultados que obtengamos serán de gran ayuda para otros equipos e incluso para la propia organización de cara al futuro”.

El KH-7 Epsilon Team ha vivido un dramático cambio de escenario y expectativas en el inicio del Dakar 2023. La anulación a última hora, por parte de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), de la creación de la categoría T5.U Hidrógeno, que debía reunir a los camiones animados con este combustible alternativo, ha motivado la creación por parte de ASO de una nueva división denominada Challenge New Energy. Esta medida permite al equipo español mantenerse oficialmente en carrera, pero le obliga a tomar la salida de todas las etapas 15 minutos después del último participante y le impide prestar auxilio a otros competidores en apuros durante el recorrido.

El MAN del equipo KH-7 Epsilon es, desde ayer, el primer vehículo de la historia alimentado con hidrógeno que toma la salida en un Dakar. Sin embargo, el camino de todo pionero nunca es sencillo, y la experiencia de Jordi Juvanteny (piloto), José Luis Criado (copiloto) y Jordi Ballbé (navegante) constituye una nueva muestra de ello. Esta es su historia:

El proyecto del conjunto español echó a andar el pasado mes de marzo en una reunión previa con ASO (Amaury Sport Organisation), la organización del Dakar, que acogió la propuesta y la compartió con la FIA (Federación Internacional de Automovilismo). El ente federativo dio su aprobación, entendiendo que la propuesta era “realista y factible” de cara a competir en el rally más duro del mundo, que sigue trabajando con el objetivo de fomentar iniciativas similares para descarbonizar la carrera.

Los primeros contratiempos llegaron el pasado mes de diciembre, una semana después de que el MAN superara las verificaciones técnicas previas al embarque en Francia, y con el vehículo ya navegando camino de Arabia. La FIA comunicó por correo electrónico que ninguno de los proyectos ligados al hidrógeno, salvo el del KH-7 Epsilon Team, iba a llegar a la salida del Dakar, por lo que decidía postergar la implementación de la normativa T5.U Hidrógeno. Por último, anteayer, 30 de diciembre, y tras múltiples cambios de dorsal, la organización contactó con el equipo para notificarles que quedaban fuera de la categoría FIA T5 y debían competir enmarcados en una división de nuevo cuño: la Challenge New Energy. La organización concedía, eso sí, una alternativa a Juvanteny, Criado y Ballbé para poder regresar a la división T5: renunciar al hidrógeno y optar por el gasóleo tradicional.

Ante esta dicotomía, los componentes del KH-7 Epsilon Team decidieron seguir adelante con sus planes iniciales y afrontar el Dakar 2023 con su MAN impulsado con una mezcla de hidrógeno y gasóleo. Sin embargo, este camino implica dos hándicaps especialmente notorios: el primero y más importante afecta a su clasificación, ya que, aunque compiten en la carrera real, reglada y con su propia clasificación diaria, se ven obligados a tomar la salida en todas las etapas 15 minutos después del último participante, sea cual sea su posición al final de cada día. Esta circunstancia convierte la edición 2023 en el reto más importante de la historia del equipo, ya que deberá completar el recorrido diario en las peores condiciones posibles, con un firme seriamente dañado por el paso de todos los vehículos de la caravana y navegar muchas más horas de noche, ante su tardía arrancada jornada tras jornada. Además, este nuevo planning diario alterará la programación de su asistencia, que deberá reorganizar al completo su dinámica en la prueba.

A esta limitación se une otro aspecto que choca frontalmente, por indicación reglamentaria, con una de las señas de identidad del KH-7 Epsilon: su condición de ‘Ángeles de la guarda del Dakar’. El equipo siempre ha sido muy valorado por los otros participantes por su disponibilidad y altruista ayuda en toda clase de circunstancias, lo que cambiará radicalmente este 2023, ya que, al pertenecer a una categoría ajena a las reguladas por la FIA, no podrán auxiliar a ninguno de sus rivales de las divisiones oficiales. Cualquier tripulación de la carrera, pues, corre el riesgo de ser excluida en caso de recurrir a la mano amiga de los componentes del KH-7 Epsilon Team, si no se produce ningún cambio en este apartado por parte de la FIA.

Toda esta relación de circunstancias no ciegan el entusiasmo de Jordi Juvanteny, José Luis Criado y Jordi Ballbé ante el Dakar 2023, como detalla el piloto del KH-7 Epsilon Team: “Nuestro equipo ha sido el único en cumplir, ya en 2023, con parte de los objetivos del programa Dakar Future, que trabaja en la descarbonización futura de la competición a partir del uso de combustibles como el hidrógeno. Confiábamos que otras formaciones hubiesen llegado este año, pero no ha sido posible. En todo caso, y a pesar de las severas limitaciones de este nuevo escenario, nos centraremos en el desarrollo de esta nueva tecnología siguiendo los objetivos previstos. Los resultados que obtengamos serán de gran ayuda para comparar el rendimiento de nuestro MAN contra otros modelos similares alimentados por combustibles tradicionales. La experiencia también servirá a otros equipos y a la propia organización de cara a animar a más rivales de cara a competir en el futuro utilizando soluciones tecnológicas más respetuosas con el medio ambiente”.

El KH-7 Epsilon Team finalizó ayer la prólogo con un crono de 12:09, que lo habría situado en 30ª posición en la clasificación absoluta de camiones. El equipo afrontará la etapa de hoy, de 367 km cronometrados quince minutos más tarde de la arrancada del último participante.

También podría interesarte
Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More