La legendaria Citroën C15 recibe a sus fans en Vigo

  • Producida en Vigo entre 1984 y 2005, la Citroën C15 sigue muy viva por su reputación de vehículo comercial robusto, fiable y casi indestructible. Unas virtudes con las que ha permanecido durante más de dos décadas en el mercado y con las que ha conquistado una legión de incondicionales.
  • En España, el Club Citroën C15 agrupa, desde hace 10 años, a los fans de este modelo. Para celebrar su primera década de existencia, sus miembros han tenido la oportunidad de visitar el Centro de Vigo y conocer su sucesor más moderno y 100% eléctrico: el Citroën ë-Berlingo, Made in ë-Spain.
  • La Citroën C15 fue un vehículo esencial para el Centro de Vigo: fue el primer modelo que superó el millón de unidades fabricadas en la planta, supuso un importante salto tecnológico y sentó las bases para encargarse de la producción de vehículos comerciales de vanguardia, como la actual generación del Citroën Berlingo.

La Citroën C15 se ensambló en Vigo entre 1984 y 2005, alcanzando 1.181.407 unidades producidas. Estas cifras frías esconden una gran cantidad de experiencias y avances técnicos con una leyenda de robustez y fiabilidad que ha llegado hasta nuestros días. Este modelo tiene un aire mítico para un amplio grupo de amantes de este vehículo comercial, que siguen utilizándola en su vida diaria y que se han asociado en el Club Citroën C15, una iniciativa que cumple 10 años.

Los fans de la C15 han podido vivir una jornada muy especial en el lugar en el que nació este mito: el Centro de Vigo, donde pudieron asistir a un evento especial en el que conocieron la historia, el presente y el futuro de la planta gallega, además de poder contemplar el Citroën AZU, primer vehículo comercial producido en Galicia, su amada Citroën C15, y la versión más contemporánea de su sucesor en la gama: el “Made in ë-Spain” Citroën ë-Berlingo 100% eléctrico, representante del modelo más longevo en las líneas de producción viguesas.

La furgoneta Citroën C15 llegó a Vigo cargada de éxito e innovación. Este vehículo, derivado comercial del Citroën Visa, fue el primero en el que la fábrica asumió el rol de Centro Piloto, lo que suponía estar muy presente tanto en su diseño como en su desarrollo. Ese trabajo dio sus frutos: fue el primer modelo en la historia de la planta en superar la barrera del millón de unidades producidas.

Su reputación de resistencia y de solidez hicieron de él una estrella en su segmento, a lo que también contribuyó la oferta de una motorización diésel que permitió ampliar sus ventas. Con este modelo, la producción de vehículos comerciales adquirió un peso histórico en Vigo, que ya tenía una amplia experiencia en este tipo de automóviles. Contribuyó decisivamente al progreso del Centro y del tejido industrial de las empresas proveedoras, así como al posterior lanzamiento mundial del Citroën Berlingo.

También podría interesarte
Deja una respuesta