La mala fortuna y la inconsistente aplicación del reglamento perjudicaron a Aznar y Urea

La edición número 25 del rallye Sierra de Cádiz dejó muy mal sabor a José Antonio Aznar, Iván Urea y todo su equipo no sólo por su desafortunado abandono si no, especialmente, a causa de una serie de decisiones en la aplicación de los reglamentos que mostraron, como mínimo, una incomprensible falta de consistencia respecto a como se venían ejecutando las normas en las anteriores pruebas de la temporada.

De entrada, en la especial de apertura del rallye, el viernes por la tarde, se permitió la asistencia en la misma línea de salida de la especial, para instalar la parrilla de faros suplementarios, al vehículo que acabaría logrando la victoria. Algo que está totalmente prohibido por el reglamento y se justificó por motivos de seguridad en base al retraso en el inicio de la prueba debido a la gran cantidad de espectadores en el tramo.

Además, que tanto a este vehículo, que partía con el número 7 en la lista de inscritos, como al número 9, procedente de otra comunidad autónoma y que no es participante habitual del campeonato, se los recolocara en el orden de salida en la segunda y tercera posición fue otra decisión cuando menos sorprendente sobre todo si se tiene en cuenta que una solicitud en ese sentido por parte de otro participante en una anterior prueba del campeonato se había denegado.

Evidentemente, la presencia de vehículos de superiores prestaciones con números altos en la lista de inscritos puede presentar un problema durante el desarrollo del rallye, aunque siempre existe la posibilidad de aumentar el tiempo de separación entre participantes para evitarlo. Pero, dado que la reglamentación del campeonato indica que el orden de numeración en la lista de inscritos y, por tanto, el de salida, ha de atenerse a las posiciones ocupadas por las participantes en la clasificación del certamen no se entiende que en unas ocasiones se cumpla esa regla y en otras no, ya que esa falta de un criterio consistente en la aplicación de las normas acaba por beneficiar a unos participantes y perjudicar a otros.

De hecho, ese cambio en el orden de salida acabó propiciando en buena medida la avería que dejó fuera de combate a Aznar y Urea en el Sierra de Cádiz. El piloto almeriense y su copiloto iban de menos a más tras un primer bucle complicado debido a que, al no fabricar ya Michelin neumáticos de compuesto blando para las medidas que utiliza su Porsche, no tuvieron más remedio que partir con los duros, a los que les costaba entrar en temperatura en las especiales de la mañana. Una vez que el calor empezó a apretar, el rendimiento de las gomas fue mejorando y eso permitió a Aznar estar ya en los cronos de cabeza y marcar el ‘scratch’ en el último tramo de la mañana.

Con todo ello, José Antonio e Iván mantenían sus opciones de luchar por la victoria o, al menos, terminar en una segunda posición muy positiva de cara a sus intereses en el campeonato pese a que, al haber llegado tarde a la salida de la tercera especial de la mañana, debido a tener que apretar una rueda que estaba floja, tenían que partir en cada tramo desde la tercera posición, justo por detrás de los dos vehículos a los que se había recolocado en el orden de salida. Dos modelos de tracción total que, dadas sus características, ‘cortan’ más que el resto en los interiores de las curvas, sacando al asfalto un buen número de suciedad y piedras que perjudicaban al piloto del Automóvil Club de Almería al tener que pasar por los tramos después que sus rivales. Una situación que acabó resultando decisiva en el primero de la tarde cuando una de estas piedras, de notables dimensiones y que se encontraba en plena trazada, impactó en la zona del motor del Porsche causando la rotura de la correa que mueve la bomba de agua, el alternador y los principales sistemas mecánicos del vehículo. De inmediato, la temperatura del propulsor comenzó a subir por lo que Aznar y Urea no tuvieron más remedio que detenerse y, aunque lograron sustituir la correa por la de repuesto, el tiempo invertido en la operación les dejaba fuera de toda posibilidad de continuar en carrera, forzándoles a abandonar.

En conjunto, un rallye que acabó resultante frustrante y que el equipo quiere olvidar cuanto antes para centrarse en lo que queda de temporada, que tanto Aznar como Urea afrontarán liderando las clasificaciones de pilotos y copilotos del Campeonato de Andalucía de Rallyes con el objetivo de alcanzar ambos títulos y el deseo de que las normas se apliquen de forma rigurosa y consistente para que la lucha sea totalmente deportiva y no se vea influenciada por factores externos a la propia competición.

También podría interesarte
Deja una respuesta