María Salvo a su hermana Laura: «Esto está siendo lo más difícil de mi vida y sé que nos costará horrores curar el vacío que dejas»

María Salvo, la hermana de la tristemente fallecida copiloto valenciana Laura, ha querido despedirse en una emotiva carta y acompañado de un precioso vídeo. Imposible no emocionarse al leer y ver.

María Salvo

Ayer éramos muchos los que estábamos allí para despedirnos de Laurita, pero no todos pudieron entrar por los límites de aforo. Este video que José Pereda Álvaro hizo con mucho, mucho amor y este texto en nombre de sus hermanas, fue nuestra forma de despedirnos y nuestro intento de que la recordemos alegre y sonriente, como ella era.

Por fin estás aquí Laurita, todos tenemos muchas cosas que decirte, demasiadas, pero no podemos, falta tiempo. Necesitamos asimilar esta pesadilla para poder hablar bien. Estos días, mientras te esperábamos, he tenido tiempo para pensar, hacerme la fuerte para no ver sufrir a mamá, derrumbarme, agobiarme, llorar, gritar… Y a ratitos, cuando me veía con ánimo leía algunas de las anécdotas divertidas que tus amigos me habían escrito o veía videos tuyos haciendo tonterías, riendo y siendo tú misma.

No te engañaré, esto está siendo lo más difícil de mi vida y sé que nos costará horrores curar el vacío que dejas.

Dentro de nosotras hay cosas que son tuyas y nuestras, y aunque ahora solo queramos sentarnos a llorar, vamos a estar bien, nos vamos a cuidar y a dedicar tiempo, sincero y completo. Te prometo que sacaremos fuerza de donde sea porque sé que no te está molando un pelo vernos a todos así de tristes.

Mamá siempre ha intentado hacernos ver que una hermana es lo más importante que se puede tener, que cuando falta alguien o todo falla, tu hermana siempre estará ahí. Yo quiero pensar que tu sigues estando, solo que de forma diferente. Porque tú eras mi preocupación constante, mi pequeña… Pero también mi pilar fundamental en lo bueno y en lo malo, en cada decisión.

Qué difícil será no poder hablar contigo cada día, no recibir 100 fotos por WhatsApp de tus outfits cada vez que tenías que ponerte algo que no fuera un chándal. A partir de ahora no encontraremos todas las manzanas con un mordisquito dejadas de nuevo en el bol de fruta. A partir de ahora, el pan bimbo tendrá bordes porque no te los habrás comido tú antes, y seguramente, todo en casa estará mucho más ordenado. Pero, ¿sabes qué? Hasta todas esas mierdas que me ponían de los nervios las echaré de menos.

Echaré de menos no oír nunca el silencio en casa, escucharte cantar con tu guitarra a todas horas, ir de rallye contigo y que sea el mejor plan del planeta, incluso a un rallye al que no puedes venir y no recibir mil mensajes tuyos entre tramos.

Laura, aunque puedan pensar que tendría que ser al revés, siempre has sido mi ejemplo y referente en todo. Por tu enorme fuerza de voluntad para todo, estudios, trabajo, rallyes, música… Disciplinada como la que más. Por tu forma de querer a los que te rodeamos y de cuidarnos con todo tu corazón. Por tu sonrisa que desarma a cualquiera. Por haber logrado tanto con tan sólo 21 años.

Eras sumamente expresiva, extraordinaria, íntima y cotidiana; eras buena, generosa y llena de aplomo. Segura de tí misma y al mismo tiempo no. Tenías la genialidad absoluta, pero tu humildad nunca te dejó creértelo. Eras auténtica, maravillosa, torpe, atrevida, complaciente, sensible, detallista y preciosa, por dentro y fuera. Eras una campeona de pies a cabeza.

Creo que te quedaba muchísimo por vivir y no me cabe duda de que habrías conseguido absolutamente todo lo que te propusieses. Seguro que habrías sido la mejor policía del mundo, la más fuerte y la que más impone cuando se enfada, por pequeña que pareciese por fuera. Creo que habrías sido la mejor copiloto de España y parte del extranjero y que todos los que estamos aquí hoy te debemos muchísimo, Laura.

Cuando tengamos fuerzas, volveremos a estar completas, porque no te vas. Todo va por ti a partir de ahora, y antes, solo que ahora con mucha más fuerza y energía.

No te preocupes por mamá y papá, nosotras vamos a cuidar se ellos. Te lo aseguro.

Gracias por lo que nos has dado, pequeña mujercita natural y artista. Te amamos.

En tu casco llevabas la frase «Nunca fuimos ángeles», ahora mismo te has convertido en uno, pero no en uno cualquiera. Eres EL ÁNGEL, y sé que nos cuidarás desde ahí arriba y pronto volveremos a abrazarnos.

Att: tus hermanas que te quieren y te extrañan.

Luana Hidalgo de Lima

Nerea Salvo García Marquina

Lucia Fernández de Benito

También podría interesarte

Deja una respuesta