Menos mal que Sergio Vega no decidió marcharse

En las verificaciones de la Subida de Arucas un comisario obligó al piloto grancanario Sergio Vega a retirar el alerón de su BMW M3, el mismo con el que llevaba corriendo desde hace varias temporadas. Su malestar fue considerable y al sentirse perseguido pensó en marcharse, pero no lo hizo por la ilusión que le suponía a su copiloto estar a su derecha en la rampa grancanaria.

Vista su espectacular actuación, los que amamos este deporte nos alegramos de poder verlo competir y deleitarnos a todos con sus espectaculares derrapadas. ¡Gracias!

 

También podría interesarte
Deja una respuesta