Mercedes presenta su monoplaza para 2021, el W12

El equipo de Fórmula Uno Mercedes presentó las primeras imágenes del W12, el monoplaza con el que pretenden mantener una temporada más el imperio absoluto sobre la competición.

El W12 puede ser el último de un imperio que ha llevado a los de Brackley a convertirse en una auténtica dinastía deportiva. Lewis Hamilton, Nico Rosberg y Valtteri Bottas han sido los tres encargados de, desde 2014, ganar todos los campeonatos disputados tanto de pilotos como de constructores con una superioridad aplastante.

Para ello han basado el diseño de su coche en el del 2020, como el resto de equipos, pero añadiendo varios cambios notables. Los más reseñables los han admitido ellos mismos, si bien no han mostrado imágenes concretas. «Nos hemos guardado algunas para que nuestros rivales no cojan ideas», sonreía James Allison, director técnico del equipo y ‘padre’ de la criatura. Estos cuatro cambios están fundamentalmente en la parte trasera con dos objetivos: mejorar la refrigeración y hacer más eficiente aún la aerodinámica. En palabras del equipo: un recorte triangular en el borde del suelo, delante de las ruedas traseras, reducción de unos centímetros de la anchura de las aletas del conducto del freno trasero, sellado de las ranuras de los ‘bargeboards’ para conseguir una mayor eficiencia aerodinámica y se han subido unos centímetros las dos líneas finales del difusor.

En lo visual, quizá los cambios son mayores. Aunque el negro sigue reinando «para subrayar el compromiso del equipo de mejorar la diversidad y la inclusión dentro del propio equipo y nuestro deporte», aparece una zona plateada en la trasera llena de letras ‘AMG’ (la submarca deportiva de Mercedes). Además, el azul verdoso de Petronas aparece en más detalles como el alerón delantero, una línea en los laterales y en otros. La mayor presencia de INEOS en el accionariado del equipo (tienen un 33%) se traduce en un rojo fuerte que aparece en la toma de refrigeración superior, lo que muchos han leído como un homenaje a Niki Lauda y su identificativa gorra roja con la que iba a todas partes.

Lewis Hamilton y Valtteri Bottas acaban contrato a final de esta temporada, y desde Mercedes no se atreven a augurar qué va a ser de ellos en el futuro. Aunque el finlandés no es un elemento clave en el éxito de la escuadra, el caso del heptacampeón es distinto.

Sin él, posiblemente Mercedes habría ganado los mismos títulos o quizá alguno menos, pero sin duda ha tenido momentos en los que ha marcado la diferencia. Ni Toto Wolff ni el propio Hamilton se han atrevido a dar por finiquitada su relación, y durante las declaraciones posteriores a la presentación, ambos se citaron para más adelante.

Hamilton tiene ante sí la oportunidad de llegar a cotas jamás alcanzadas por ningún piloto de la Fórmula 1. Ya tiene en su poder los récords de poles y victorias, y ahora va a por el de títulos mundiales en solitario. Poco a poco, la leyenda de Michael Schumacher está quedando en un segundo plano (irónicamente conforme la estrella de su hijo Mick, que debuta este año con Haas, va creciendo). Una vez que Hamilton esté por delante, quizá decida dejarlo para dedicarse a su activismo.

«He firmado un año porque no creo que sea necesario planificar mucho el futuro, y más ahora que está tan cambiante. Si tenemos que firmar más luego, y estamos a gusto, podemos hacerlo«, aseguró el aún heptacampeón. Se viene un año con infinitos rumores, pero lo único cierto es que él, mientras, disfrutará de un coche claramente ganador.

También podría interesarte
Deja una respuesta