Mikkelsen, arriesgado, se sitúa en cabeza tras una apretada lucha en el WRC2

Andreas Mikkelsen terminó la primera etapa del viernes en el Rallye de Estonia con una ventaja de 12,1 segundos sobre el resto de participantes del WRC2, obteniendo la mayor parte de esa ventaja en un tramo final mojado y salvaje.

Una emocionante batalla se desarrolló en la categoría principal de apoyo, con Mikkelsen sacando la primera sangre en el inicio de Peipsiäre.

Sin embargo, su ventaja inicial fue efímera, ya que su compañero de equipo en el Toksport Škoda Fabia Rally2, Emil Lindholm, se adelantó en la siguiente especial y mantuvo el primer puesto durante el resto de la mañana.

La pareja estuvo separada por sólo décimas de segundo a lo largo de la tarde hasta que un pinchazo delantero izquierdo en el penúltimo tramo le costó a Lindholm casi un minuto. Esto hizo que su compañero volviera a ponerse al frente, mientras Teemu Suninen heredaba la segunda posición de la general a sólo 1,7 segundos.

La intensa lluvia que cayó en el final de Vastsemõisa dejó unas condiciones similares a las de una pista de hielo, pero Mikkelsen vio la oportunidad de dar un paso adelante. Superó a Suninen por 10,2 segundos en la traicionera prueba de 6,7 km, ampliando su ventaja sobre el piloto del Hyundai i20 N Rally2 a dos cifras durante la noche.

Una victoria en Estonia significaría mucho para el noruego. Su defensa del título está en peligro después de dos abandonos consecutivos en las dos pruebas anteriores.

«Ha sido un día muy bueno», dijo Mikkelsen. «Creo que hemos conducido de forma inteligente, como en los rallyes anteriores. Hemos apretado cuando nos hemos sentido cómodos y hemos jugado con seguridad cuando el riesgo de pinchazos era alto con las roderas.

«Tenemos una buena ventaja para mañana y esperamos tener un buen día. Todavía queda mucho camino por recorrer».

Marco Bulacia ocupó el último puesto del podio y encabezó la clasificación de WRC2 Junior en otro Toksport Škoda, pero quedó a 37,7 segundos de los líderes al cierre de la jornada. Tenía 18,7 segundos de ventaja sobre Lindholm, que cayó en picado hasta la cuarta posición con el pinchazo.

Jari Huttunen sólo se coló entre los tres primeros en una de las ocho pruebas especiales ultrarrápida del día, a pesar de haber ganado la prueba inaugural del jueves por la noche en Tartu.

El piloto de M-Sport Ford llevó su Fiesta Rally2 a casa a 14,0 segundos de Lindholm, con el líder del campeonato Kajetan Kajetanowicz completando la tabla de posiciones en otro Fabia.

Egon Kaur se mantuvo en la lucha por el podio a pesar de que su Volkswagen Polo perdió un parachoques delantero en el segundo tramo y perdió carga aerodinámica. Las cosas se torcieron más tarde, cuando el héroe local se retiró al sufrir dos pinchazos cuando sólo llevaba una rueda de repuesto.

El joven de Hyundai, Fabrizio Zaldivar, sufrió una rotura del eje de transmisión durante el último tramo y el piloto que regresaba al WRC, Hayden Paddon, se retiró a mitad de la etapa tras dar positivo en la prueba de Covid-19. También abandonó pronto Bruno Bulacia, que retiró su Fabia por la mañana.

También podría interesarte
Deja una respuesta