Ogier: «Ahora estamos en una buena posición, pero aún queda mucho camino por recorrer»

Una jornada de dominio puro ha permitido a Sébastien Ogier superar a sus rivales en el RallyRACC – Rallye de España, y su equipo Toyota Gazoo Racing va camino de lograr el título de constructores este sábado.

El ocho veces campeón del WRC va camino de conseguir su primera victoria con un híbrido del Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA en su quinta salida a bordo de un GR Yaris con especificaciones de Rally1.

Ogier estuvo prácticamente intocable, ganando cuatro de los siete tramos sobre asfalto en las colinas de la Costa Daurada para convertir una escasa ventaja de 4,8 segundos la jornada anterior en una ventaja de 20,7 segundos sobre Thierry Neuville a falta de un día para finalizar la pñrueba.

Salvo que se produzcan problemas importantes, la escuadra Toyota Gazoo Racing de Ogier tiene casi garantizado el título de constructores el domingo.

«Ha sido un día muy agradable para nosotros», dijo Ogier. «Nos hemos divertido mucho con el coche y los tiempos han sido buenos. Eso es siempre lo que uno sueña cuando viene a disputar un rally.

«Sinceramente, estoy contento con mi temporada hasta ahora, pero, por supuesto que sería bonito conseguir una victoria. Ahora estamos en una buena posición, pero aún queda mucho camino por recorrer», añadió.

Neuville era segundo a última hora, arrebatando la posición al campeón de 2022, Kalle Rovanperä, que perdió un tiempo al seleccionar el mapa de motor equivocado en la línea de salida de El Montmell. Al cierre de la carrera, sólo 1,4 segundos separaban a ambos.

Sin embargo, fue un día generalmente frustrante para Neuville, que luchó por optimizar la puesta a punto de su i20 N. A pesar de los continuos ajustes en el coche, no pudo encontrar el equilibrio perfecto entre el subviraje y el control del tren trasero.

Su compañero de equipo, el estonio Ott Tänak, terminó a 15,9 segundos. La jornada de Tänak estuvo relativamente exenta de dramatismo y aventajó al quinto clasificado, Dani Sordo, que también pilota un i20 N, en 36,6 segundos.

El sábado de Sordo tuvo dos mitades. La mañana estuvo llena de frustración, ya que perdió tiempo repetidamente con los equipos de cabeza, pero los ajustes de configuración a mitad de la etapa rejuvenecieron al español e incluso consiguió una victoria de tramo al final de la tarde.

Elfyn Evans se quedó en un deslucido sexto puesto en la general, a 14,4 segundos de Sordo. Su Toyota funcionó sin problemas, pero, al igual que Sordo, al piloto de 33 años le faltaba algo y no podía saber qué era.

La gestión de los neumáticos fue el principal punto de discusión para Craig Breen, que se mantuvo séptimo en la general con un M-Sport Ford Puma. El irlandés no consiguió adaptarse a la puesta a punto del coche, lo que le llevó a sobrecalentar los neumáticos delanteros en varias ocasiones. Se quedó a 1 minuto 39.7 segundos de la cabeza, pero se alejó de Takamoto Katsuta, el mejor de los Yaris.

El dúo de Puma Adrien Fourmaux y Pierre-Louis Loubet completaron la clasificación. Este último entró en el top 10 a expensas de su compañero de equipo Gus Greensmith, que se retiró al chocar con un guarda rail en una curva a derechas en el último tramo de la mañana.

El final del domingo incluye dos pasadas a Pratdip (12,15 km) y Riudecanyes (15,90 km). La primera se ha ampliado en 2 km con respecto al año pasado, mientras que Riudecanyes es conocida por la rotonda del Coll de la Teixeta, donde los pilotos completan un donut de 360º ante una gran multitud en la ladera.

El segundo paso por Riudecanyes constituye el Wolf Power Stage, que ofrece puntos extra a las cinco tripulaciones más rápidas. Los cuatro tramos suman 56,10 km, lo que eleva el total del rally a 293,77 km en un recorrido de 1330,91 km.

También podría interesarte
Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More