Ogier: «Es un nuevo desafío, una prueba que nunca he hecho antes»

Mientras que gran parte de la atención en el ACI Rallye de Monza (3-6 de diciembre) se centra en los tramos de montaña del sábado, el aspirante al Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA, Sébastien Ogier, ha advertido que no se deben dar por sentadas las especiales en el circuito.

El francés competirá en Monza por primera vez y es cauteloso de lo que la acción de la pista podría traer en la cita final del WRC de este año.

«No va a ser un rallye fácil», comenta Ogier. «Es un nuevo desafío, una prueba que nunca he hecho antes. He estado viendo algunos videos y creo que los tramos del circuito no serán tan fáciles como parecen inicialmente. Hay algunas secciones de tierra, incluso en la hierba y en barro, y con un coche preparado para el asfalto eso nunca es fácil.»

La buena noticia para Ogier llega el sábado, cuando el rallye se dirige a un terreno más parecido a las carreteras en las que creció y llegó a dominar alrededor de Gap en el Rallye de Montecarlo.

Pero, de nuevo, es cauteloso, dada la mayor altitud, el potencial de clima invernal y la falta de tiempo de adaptación al Yaris World Rally Car con especificaciones de asfalto.

«Los tramos del sábado parecen carreteras de montaña muy bonitas», dijo Ogier. «También podrían ser muy desafiantes dependiendo de las condiciones meteorológicas. No hemos pilotado el coche sobre asfalto desde Montecarlo, así que los test de la semana pasada han sido muy importantes para conseguir la mayor experiencia posible.»

Después de un día en el Yaris antes de la prueba, Ogier está listo para buscar una segunda victoria de la temporada y un potencial séptimo título.

«Siento que no tengo nada que perder, así que no siento ninguna presión y estoy haciendo todo lo posible para estar lo más preparado posible», dijo Ogier, que comienza la prueba a 14 puntos de su compañero de equipo Elfyn Evans.

También podría interesarte

Deja una respuesta