Oliver Solberg: «Todos me habían advertido sobre las piedras, pero no pude hacer nada»

Publicamos la columna de opinión del joven piloto Oliver Solberg, que no tuvo la suerte de cara en el Rally de México al abandonar a las primeras de cambio con su VW Polo R5.

Opinión

Hay algo especial cuando escuchas tu nombre. Y que me llamaran por mi nombre en Guanajuato la semana pasada fue increíble. OK, no mucha gente se volvió loca por ‘Oliver’, pero cuando el alguien dijo ‘Solberg’ la ovación fue muy fuerte.

Tal vez esto tuvo algo que ver con mi padre…

Tenía cuatro años y medio cuando papá ganó el Rallye de México en 2005, creo que no lo recuerdo. Es difícil… ves muchas de estas cosas en el videos y luego empiezas a pensar si lo recuerdas o es por la televisión. No lo sé.

Lo que sí sé es que México siempre fue uno de sus favoritos. Me contó las historias sobre la gente, los lugares, zonas como el increíble comienzo de Guanajuato, y los tramos. Y tenía razón en todas estas cosas. Todo es completamente fantástico.

Supongo que ya sabéis que México fue un difícil para Aaron (copiloto Johnston) y para mí con nuestro Volkswagen Polo GTI R5. Hicimos un buen comienzo, ganando los dos tramos preferidos de los aficionados en Guanajuato el jueves por la noche (eso fue muy divertido, muy resbaladizo, pero el ruido de la gente entraba en el coche. ¡En los coches! ¡Increíble!

Pero en la primera especial del viernes, El Chocolate, chocamos con una roca y dañó el fondo del motor. Cuando vimos la parte trasera, la roca estaba en la trazada y no pude verla hasta el último momento.

Escuchas a los pilotos cuando les pasa esto y piensas: «Tal vez habría tiempo para esquivarla…»

No lo había. Íbamos rápido y si intentas esquivarlas, puede ser más grave al salirte de la pista.

La regla es tratar de recibir el golpe en el medio del coche donde tienes una gran protección de la guardia del cárter. Me las arreglé para conseguirlo, pero fue un fuerte golpe. Inmediatamente supe que teníamos un problema con el aceite del motor y nos paramos.

Estaba tan decepcionado. Todos me habían advertido sobre las piedras, pero no pude hacer nada.

Estábamos tratando de cambiar el motor del coche y luego tal vez entrar en el rallye nacional el sábado, pero luego las cosas cambiaron un poco y empezamos a buscar para volver a casa.

El Coronavirus cambió la prueba y parece que cambiará las cosas un poco durante un tiempo. Eso es difícil. Todos queremos ir a correr rallyes. Yo quiero pilotar y mucha gente quiere venir a ver los coches, pero ahora tenemos que dar un paso atrás y tenemos que entender que hay algo más importante en el mundo.

Estoy enviando muchos ánimos a todos los profesionales de la salud y a todos los que trabajan para arreglar las cosas en este momento. Gracias.

También podría interesarte

Deja una respuesta