Para Jonne Halttunen el título del WRC «es algo que nunca podría haber soñado hace seis años»

El sueño de Jonne Halttunen de convertirse copiloto campeón del mundo se hizo finalmente realidad en el Repco Rallye de Nueva Zelanda la semana pasada.

Halttunen, que ahora tiene 36 años, empezó a competir en rallyes locales allá por 2008 y fue ascendiendo poco a poco antes de formar equipo con Rovanperä durante la segunda mitad de la temporada 2017.

El dúo hizo su debut en el WRC como pareja en el Rally de Gales GB ese mismo año y ganó el WRC2 Pro con Škoda en 2019 antes de unirse a Toyota Gazoo Racing para la siguiente temporada.

El domingo, en tan solo su 30ª salida en el máximo nivel del deporte, Rovanperä y Halttunen se hicieron con el título del WRC, terminando Nueva Zelanda con una ventaja de puntos inexpugnable a falta de dos rallyes.

«Significa mucho para mí», dijo Halttunen. «Para ser honesto, es algo que nunca podría haber soñado hace seis años, y ahora estamos aquí y es maravilloso».

«Empezamos la temporada muy mal en Montecarlo y después de los primeros tramos éramos incluso más lentos que los Rally2. Ahora, tener seis victorias esta temporada y el título a falta de dos rallyes, es algo increíble», añadió.

El Ypres Rally de agosto supuso la primera oportunidad para la pareja de sellar el título, pero un accidente en el primer tramo del viernes echó por tierra cualquier esperanza de coronarse en Bélgica.

Fue el primer error importante de Rovanperä en una temporada sin rachas, y otra excursión fuera de la carretera en la siguiente ocasión, en Grecia, añadió más presión innecesaria.

Halttunen explicó que el parón de la temporada no se debió a la presión, sino simplemente a los problemas normales relacionados con los rallyes.

«Posiblemente la presión puede marcar la diferencia», explicó, «pero también es posible que no. Hubo un claro error con las notas en Ypres y en Grecia estuvimos luchando mucho con la configuración del coche. Creo que, incluso con cualquier mentalidad, habría sido lo mismo. Seguro que tiene algunos efectos, pero nos recompusimos bastante bien aquí y hemos hecho nuestro trabajo» relató el finés.

Con sólo 22 años y un día, Rovanperä se convirtió en el campeón del mundo más joven de la historia del deporte.

Cuando se le preguntó si creía que su piloto podría ser un talento único en su generación, Halttunen estuvo de acuerdo y añadió que cree que la capacidad mental de Rovanperä es lo que realmente diferencia al finlandés de otros jóvenes pilotos.

«Para mí, creo que lo es. Kalle tiene mucho, mucho talento, y no es sólo su capacidad física, sino también su lado mental, que es muy fuerte. En realidad, la gente bajo presión normalmente se derrumba, pero Kalle es todo lo contrario, simplemente mejora y mejora.

«Intentamos jugar con calma e incluso el domingo por la mañana, Kalle y yo estuvimos discutiendo y decidimos afrontarlo como cualquier rally normal y no pensar en nada. Lo mismo ocurrió con el Power Stage: nos limitamos a empujar como siempre y a darlo todo».

El trabajo de Halttunen aún no está completo. A falta de dos rallyes, debe guiar a Rovanperä por España y Japón en su intento de ayudar a Toyota a conseguir el título de campeón de constructores.

También podría interesarte
Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More