Raúl Carro: «Audi, eres uno más de nuestra familia y poco a poco lo serás de todos los aficionados a este deporte»

El tinerfeño Raúl Carro, un tipo de los que da mucho gusto conocer por lo tremendamente sensato y realista que es, le ha escrito una carta a su Audi Sport Quattro S1 E2 en su primer año de ‘vida’.

Raúl Carro

Querido Audi, tu gestación comenzó hace muchísimo tiempo, pero realmente naciste hace ahora un año, vaya año…

Sabíamos que no eras de los mismos padres que tus otros 20 hermanos, pero no era un problema para nosotros y te dijimos que asumiríamos todas las críticas que te hicieran por ello y te demostraríamos nuestro amor a diario.

Algunos pensaron que serías una bonita cara sin alma y era lógico tener esa idea. Pero con tantos años esperándote, nos dio tiempo de prepararte un organismo digno para tu físico, que por otro lado, es precioso, pero poco efectivo.

Cuando Carlos hizo de comadrona y te puso a consumir el mismo aire que nosotros respiramos, todo parecía ir saliendo según lo previsto, ahora tocaba darte un toque mágico.

En enero de 2020 llegaron dos de tus educadores más profesionales y te enseñaron como debías comportarte en cada momento, pero ambos sabemos que tu no eres de esos que siguen el camino fácil. Cuando pude estar contigo aquellos primeros 25 minutos me di cuenta de que eras el ser más increíble que había visto en mi vida; enseguida recordé las palabras de un señor llamado W. Röhrl donde decía que eras un «monstruo» muy complicado, y no se equivocó.

Con el paso de los meses pudimos darte unos paseos por Palo Blanco, Atogo y alrededor de media isla de Tenerife; algunas veces te cabreaste y, como cualquier niño, dejaste de jugar. Después del Rally Isla de Tenerife, donde decidiste dejar de frenar, hablamos contigo, te dijimos que no estábamos enfadados y que necesitábamos que te comportaras como un adulto para llevarte a ver a nuestros amigos de Gran Canaria… Y vaya si lo hiciste: no nos diste ningún problema, nunca te quejaste, solo necesitabas tu comida y cariño.

Hoy, mientras te limpiábamos meticulosamente, me preguntaba cómo era posible que pudiéramos tenerte entre nosotros: realmente eres el máximo sueño de mi vida y aqui estás, tranquilo, sin problemas, simplemente durmiendo a la espera de dar otro paseo.

Sabes perfectamente que yo no podré estar jamás a tu altura, incluso sabiendo que no te estamos exigiendo ni el 80%, pero intentaré que todos los que te vean pasar entiendan que eres superior a casi cualquier mortal, al menos así, las nuevas generaciones de jóvenes podrán ver lo que yo tuve que esperar 26 años para divisar.

Solo espero seguir jugando contigo muchos años: nunca te faltaré el respeto e intentaré jamás equivocarme contigo, pero ambos sabemos que te aburres si vamos muy despacio.

Audi, eres uno más de nuestra familia y poco a poco lo serás de todos los aficionados a este deporte, ¡TE QUEREMOS!

Interior de Raúl Carro y Miguel Reverón en el tramo de Gáldar, del Islas Canarias

Interiores de Raúl Carro y Miguel Reverón (Audi Quattro S1 E2) en el Islas Canarias

También podría interesarte
Deja una respuesta