Renault conmemora el 60 aniversario del R4 con una concentración de 100 vehículos en el Circuito del Jarama

  • El Renault 4, presentado en agosto de 1961, cumple 60 años. Con este motivo, Renault ha homenajeado a este icónico modelo durante 2021 con distintas acciones.
  • Como culmen a esta celebración, este fin de semana se han reunido un centenar de Renault 4 en el histórico Circuito del Jarama.
  • Fue producido en 28 países, entre ellos España, donde se fabricaron más de 800.000 unidades en la Factoría de Montaje de Valladolid.
  • Este vehículo, que se comercializó en más de 100 países, consiguió unas ventas que superaron los 8 millones de unidades.

Cuando el 27 de marzo de 1955 Pierre Dreyfus fue nombrado presidente de Renault, no tardó en poner en duda el concepto del automóvil: “un coche no debería limitarse a tener unos asientos y un maletero. Es necesario crear un volumen”. Pierre solicitó al entonces Director de la Oficina de Estudios, Yves Georges, la concepción de un vehículo adaptado a una sociedad en plena evolución: Europa se encontraba en un contexto de crecimiento económico y demográfico que requeriría la democratización del automóvil. Además, según su análisis, el automóvil que demandaría la población sería polivalente y versátil, que permitiese desplazamientos tanto en la ciudad como en el campo y fuese apto para trabajar y disfrutar.

Esta fue la semilla que dio fruto al Renault 4, que fue revelado a la prensa en agosto de 1961 y cuyo 60 Aniversario se ha celebrado a lo largo de este año. Las acciones con las que se ha conmemorado el aniversario han ido desde reinterpretarlo con el concept car SUITE Nº4, inspirado en una suite de un hotel nómada, la creación del AIR4, un showcar volador, o incluso la creación de un R4 eléctrico para el car-sharing ZITY.

España fue un mercado clave en la comercialización del Renault 4: ya desde su lanzamiento en el país, en 1963, las perspectivas comerciales fueron muy buenas dada la baja tasa de motorización de la época (1 coche por cada 48 habitantes). Su éxito hizo que arrancara una próspera etapa industrial para la Factoría de Montaje de Valladolid, donde se produjeron 403.213 unidades del turismo R4 y 396.704 unidades de la versión furgoneta: un 10% de su producción mundial. El R4 se convirtió en el tercer modelo “Made in Spain” tras su antecesor, el 4 CV, y el Dauphine

Quizás sea por ello por lo que en España existe un sentido afecto hacia el modelo y, muestra de ello, es que, como culminación a su 60 aniversario, este fin de semana más un centenar de Renault 4 se han reunido en el histórico Circuito del Jarama de la mano del Club Clásicos Renault. Allí se dieron cita numerosos apasionados del modelo y de la marca procedentes de múltiples puntos de la península.

Varios propietarios no dudaron en acudir al encuentro en el circuito madrileño a bordo de sus Renault 4 desde ciudades tan lejanas como Barcelona, Sevilla, Alicante o Málaga. Uno de los participantes, Oliver Pintado, recorrió los 350 kilómetros que separan León de Madrid para acudir al evento a bordo de su Renault 4 Furgoneta de 1987 decorada con los colores del Servicio Renault. Según palabras de Oliver, “con nuestra Renault 4 llegamos donde sea sin miedo, incluso a día de hoy”. Y es que uno de los pilares fundamentales del modelo es la fiabilidad, que se consiguió gracias a su sencillez mecánica y a innovaciones como sus rótulas estancas, que no necesitaban mantenimiento, y la integración de un circuito de refrigeración cerrado y hermético, evitando la labor de vigilar y reponer anticongelante, algo habitual en la época. Así lo reflejaba uno de los eslóganes del modelo: “Ni engrase, ni agua, sólo un poco de gasolina”.

La ocasión también permitió a los asistentes recorrer el emblemático trazado del Circuito del Jarama, cuyas obras de construcción comenzaron en 1964, tan sólo un año después de que el Renault 4 se comercializase en España. Quedó así patente la filosofía “blue-jeans” del modelo, capaz de afrontar todo tipo de situaciones, desde un largo viaje por carretera hasta enfrentarse a las curvas de un circuito en el que se han llegado a celebrar carreras de Fórmula 1. Esta filosofía “blue-jeans” se basa precisamente en ello: el Renault 4 es como un pantalón vaquero, apto para todo tipo de situaciones y, por otro lado, asequible para la mayoría de la población.

Durante la jornada se concentraron un centenar de vehículos, entre las que se encontraban -por ejemplo- unidades tan especiales como 2 Renault 4 de 1964 completamente restaurados y una versión furgoneta de 1965 en su estado original, coches con casi 60 años de historia a sus espaldas y que continúan levantando pasiones.

José-Cruz Sánchez Guerrero, presidente del Club Clásicos Renault 3, 4, 5, 6 y 7, ante la pregunta de cuál cree que fueron las razones del éxito de este modelo, comenta: “su éxito fue la polivalencia y durabilidad. Sorprendió -y sorprende- por aunar unas brillantes capacidades ruteras con su usabilidad en el día a día. El R4 integró soluciones técnicas muy avanzadas para su época que marcaron un antes y un después en la industria del automóvil. De hecho, puede considerarse el primer coche moderno. De ahí que no es de extrañar que este modelo se haya ganado un sitio en la historia y cuente a día de hoy con tantos fieles admiradores por todo el mundo”.

Para finalizar la jornada, el Club realizó una entrega de premios a los modelos y participantes más especiales. El premio al Renault 4 en carrocería berlina más antigua se lo llevó Miguel Lloret con su Renault 4 de marzo de 1964, mientras que el de carrocería furgoneta lo ganó Juan Lillo con una unidad de septiembre de 1967. Por otro lado, el participante que acudió desde un punto más lejano fue José Luis García, quien vino desde Santa Coloma de Gramanet (Barcelona), a más de 600 kilómetros de la capital. Mención aparte merece Carlos Cabra, quien antes de acudir a la concentración ha recorrido Europa a bordo de su Renault 4, realizando un viaje de más de 13.000 kilómetros.

También podría interesarte
Deja una respuesta