Sale el primer Range Rover de fábrica tras el confinamiento

El primer Range Rover fabricado con medidas de distanciamiento social ha salido de la línea de producción de la planta de Jaguar Land Rover en Solihull tras la reciente pausa temporal de la producción a causa de la pandemia del coronavirus.

Se han implementado medidas de distanciamiento social eficaz, higiene y supervisión de la salud después de una amplia revisión de todas las líneas de producción, instalaciones de ingeniería, zonas de oficina y espacios comunes mientras la empresa empieza una vuelta escalonada a la fabricación.

Lo más importante de este plan es la salud y el bienestar de los empleados, que experimentarán grandes cambios en su rutina diaria con la puesta en marcha de un nuevo protocolo que comienza desde que entran a las instalaciones.

Las medidas incluyen controles de temperatura con cámaras térmicas, distanciamiento de dos metros entre personas siempre que sea posible (uso de EPIs cuando no lo sea), introducción de sistemas unidireccionales y aumento de la limpieza en las plantas. Además, Jaguar Land Rover ofrece a cada empleado una pantalla protectora reutilizable que ha fabricado la propia empresa.

Grant McPherson, Executive Director de Manufacturing en Jaguar Land Rover, comentó: “La salida hoy del primer Range Rover de nuestra línea de producción ha sido un momento muy importante para Jaguar Land Rover, para todos los que trabajamos en la empresa y para los numerosos integrantes de nuestra cadena de suministro. Marca el final de nuestro cierre temporal y el comienzo de la vuelta a la normalidad. Aunque sea la ‘nueva’ normalidad”.

“Las emociones estarán a flor de piel: preocupación por la higiene, alivio por poder volver al trabajo y alegría por ver otra vez a los compañeros. La salud y el bienestar de nuestros empleados ha sido nuestra prioridad en el camino hasta el momento actual. Durante los próximos meses, sé que haremos todo lo posible como equipo para ‘Cuidarnos. Ser amables. Proteger nuestra salud’.”

Además de las nuevas medidas en las instalaciones, los empleados tendrán que realizar otras acciones antes de volver al trabajo, como rellenar un cuestionario clínico online, inscribirse en un programa de salud y bienestar, y controlar su temperatura en casa antes de cada turno.

El Dr. Steve Iley, Chief Medical Officer de Jaguar Land Rover, señaló: “Hemos vivido situaciones sin precedentes. Me gustaría recordar a aquellos que han sufrido las consecuencias de la COVID-19 y reconocer la labor de los profesionales sanitarios, cuya lucha contra el coronavirus agradecemos desde cada rincón del mundo”.

“No cabe duda de que la salud, la seguridad y el bienestar de la familia de Jaguar Land Rover es nuestra prioridad absoluta. Hemos desarrollado un protocolo y directrices con niveles óptimos de eficacia para que los nuestros se sientan seguros al volver a su lugar de trabajo”.

“Las medidas que vamos a implementar se basan en numerosos estudios médicos y operativos, que incluyen todo lo que hemos aprendido de nuestros equipos de China y Eslovaquia. Seguimos supervisando la pandemia de la COVID-19, cumplimos las recomendaciones de todas las autoridades competentes de los mercados en los que operamos y nos adaptaremos rápidamente a los cambios que puedan proponer”.

Des Quinn, National Officer de Unite the Union, añadió: “Nos alegra que Jaguar Land Rover haya implementado todas las normas gubernamentales, además de ir más allá garantizando que se implantan tantos sistemas de protección como sea posible desde que los empleados llegan al trabajo hasta que se marchan”.

También se ha reanudado esta semana la producción de vehículos Jaguar y Land Rover en Nitra (Eslovaquia) y Graz (Austria). La semana pasada, el equipo del Engine Manufacturing Centre de Wolverhampton (Reino Unido) comenzó de nuevo a fabricar motores Ingenium para permitir la vuelta gradual de la producción de vehículos. En Halewood (Reino Unido), la fabricación se reanudará el 8 de junio y comenzará con un solo turno. En Castle Bromwich se llevan a cabo algunas actividades esenciales mientras Jaguar Land Rover se prepara para lanzar los nuevos modelos anuales.

Desde mediados de febrero funciona la planta de la compañía conjunta en Changshu (China), donde las ventas de vehículos se van recuperando y los clientes vuelven a las salas de exposición tras la relajación del confinamiento.

Los países de todo el mundo van reduciendo las medidas de distanciamiento y abren otra vez los concesionarios, por lo que la reanudación de la producción en el resto de las plantas se confirmará a su debido tiempo.

También podría interesarte

Deja una respuesta