Se cumplen 25 años del histórico título mundial de McRae

Hace veinticinco años, el domingo (22 de noviembre), Colin McRae salía de su mítico Subaru Impreza azul para convertirse en el campeón del mundo de rallyes más joven de la historia.

Las multitudes lo celebraron en el hipódromo de Chester con McRae, su copiloto Derek Ringer y su equipo Prodrive tras la victoria en el RAC Rallye de Gran Bretaña donde sellaron la corona. McRae tenía 27 años y 109 días de edad.

Fue el primer piloto británico en ganar el título después de una de las finales más vibrantes del Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA.

La vida nunca fue la misma para el escocés, cuyo rostro fue estampado en los informativos de noticias de la televisión y en la portada de los periódicos nacionales. Se convirtió en uno de los pilotos más populares que este deporte ha conocido.

Su logro se celebra en un nuevo documental de 30 minutos para la televisión del WRC llamado Colin McRae: 25 años como campeón, en el que el padre y cinco veces campeón británico Jimmy y el jefe de Prodrive David Richards reviven los buenos recuerdos del éxito de 1995.

La hija de McRae, Hollie, que no había nacido cuando ganó el título, habla públicamente por primera vez sobre el hombre que fue simplemente «papá».

McRae se forjó una reputación como uno de los pilotos más rápidos y valientes del WRC. Trágicamente murió en un accidente de helicóptero en 2007 junto con su hijo, Johnny, y dos amigos de la familia.

Los compañeros de equipo de Subaru, McRae y Carlos Sainz, comenzaron el RAC Rally empatados en cabeza del campeonato después de que las polémicas órdenes del equipo obligaran a McRae a regalar la victoria al español en la penúltima prueba en España.

La fiebre de los rallyes se apoderó de la nación cuando más de dos millones de aficionados acudieron a animar a su héroe en la cita final en los bosques embarrados de Gran Bretaña.

McRae lideró pero se situó por detrás de Sainz después de un pinchazo. Increíblemente, se defendió para superar a su compañero de equipo, consiguiendo la victoria por 36 segundos y asegurarse el título por tan solo cinco puntos.

«Siempre puedo recordar ese final y los donuts», recuerda McRae padre. «La multitud que estaba allí, era increíble. Creo que la mayoría de Lanark [la ciudad natal de la familia] estaba allí, bastante seguros de que iba a ganar.

«Una de las cosas que dijo Colin, no puedo recordar si fue al final del último tramo o en Chester, que tan solo comentó: ‘Campeón del mundo, el mundo es un lugar grande, ¿no?’ Siempre lo recuerdo».

En el programa, McRae padre pilota el famoso Impreza en el circuito de Kames, donde su hijo, entonces adolescente, hizo su debut 10 años antes de la gloria del título. El joven pilotaba un Hillman Avenger libre de impuestos con matrícula falsa, ¡mientras sus inconscientes padres estaban de vacaciones!

Hollie recuerda las aventuras de su infancia en motos y quads, de hecho, cualquier máquina con cuatro ruedas y un motor.

«Durante los primeros ocho años de mi vida, no conocí realmente a Colin McRae, el piloto campeón del mundo, sólo lo conocí como papá y eso es todo lo que era», dijo. «De vez en cuando iba y hacía algunas cosas bonitas ‘allá afuera’, pero para mí era sólo papá.

«Se iba y hacía cosas muy buenas y volvía con grandes historias, pero cuando estaba en casa era como el padre de cualquier otro. Era cariñoso, se preocupaba, eso es lo que aún me queda.»

Richards recuerda la tensión dentro del equipo cuando el campeonato llegó a su clímax y el impacto de la victoria de McRae.

«Esto fue algo que es difícil de imaginar, difícil de explicar a nadie hoy en día. Hemos visto a Lewis Hamilton ganar títulos mundiales de Fórmula 1, pero esto fue más todavía. Había millones de personas que salieron a ver la prueba, fue algo bastante extraordinario», dijo.

Seis años después de la victoria de McRae, el inglés Richard Burns sacó lo mejor de su rival para ganar la corona de 2001 en otro gran enfrentamiento final.

Ahora el galés Elfyn Evans está intentando emular su éxito y convertirse en el tercer británico en lograr el preciado título. Lleva una ventaja de 14 puntos sobre su compañero de equipo y seis veces campeón Sébastien Ogier antes de la prueba final de 2020 en el Rallye ACI de Monza (3 – 6 de diciembre) en Italia.

A pesar de su ventaja en puntos, el piloto de 31 años de Toyota Yaris, cuyo padre, Gwyndaf, ganó el título británico en 1996, tendrá que defenderse de los ataques de Ogier.

«Tendré que estar en mi mejor momento. Con la situación de los puntos tal como está, el campeonato sigue siendo un juego muy abierto. Iremos a Monza tratando de ganar el rallye», asegura.

También podría interesarte

Deja una respuesta