Sébastien Loeb logra este miércoles su tercera victoria consecutiva en el Dakar 2023

El piloto galo Sébastien Loeb (Prodrive) ha confirmado que está en racha al poder anotarse la tercera victoria consecutiva en el Rall Dakar 2023, la cuarta que consigue en esta edición, una corta especial de solo 114 kilómetros que ha servido a los pilotos de toma de contacto con el desierto de Rub al-Jali, el ‘Empty Quarter’ (cuadrante vacío), donde el catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota) mantuvo el rumbo hacia su quinto Touareg.

Ya sin el español Carlos Sainz (Audi), que tuvo que retirarse al no poder reparar su coche de los daños que se produjo en el accidente que sufrió en los primeros kilómetros de la novena especial, el Dakar continuó con dos claros protagonistas: Loeb y Al-Attiyah, que gestiona su cómoda renta al frente de la general.

En una etapa con 510 kilómetros de enlace y la especial más corta del raid, entre Haradh y Shaybah, en Arabia Saudí, el alsaciano, esta vez sí -en la anterior etapa se presentó tarde en la salida-, abrió pista y cumplió la misión con sobresaliente.

Ya en el primer punto intermedio, el del kilómetro 29, estaba al frente con 28 segundos de ventaja sobre el lituano Vaidotas Zala (Prodrive) y 1:17 respecto al líder de la general.

El brasileño Lucas Moraes (Toyota), segundo en la clasificación de coches, estaba en ese momento a solo tres segundos del catarí en el primer parcial y el sueco Mattias Ekstrom, el único superviviente de Audi en el Dakar 2023, era quinto a 1:25 del nueve veces campeón del mundo de rallies.

El alsaciano, entonado, amplió la ventaja en el kilómetro 60, donde sacaba a Moraes 2:28, a Ekstrom 3:47 y a Al Attiyah 3:02. Zala se había quedado parado 16 kilómetros antes por un problema mecánico. Empezaba a ponérsele muy de cara la etapa al ganador de las dos anteriores.

El francés cedió tiempo respecto a Ekstrom en el siguiente parcial, pero aun así aventajaba al sueco en 2:35 al paso por el último punto intermedio, el del kilómetro 84, donde Lucas Moraes pasó a 3:16.

Loeb se presentó en la meta tras haber invertido 1h48:32 en la especial, con más de tres minutos de ventaja sobre el piloto que le queda a Audi en el Dakar tras los abandonos de Sainz y el francés Stéphane Peterhansel. Moraes fue tercero a 5:22.

Al-Attiyah cedió 5:45 respecto a Loeb, pero, a falta de cuatro etapas para la conclusión del Dakar, aventaja al francés, tercero en la tabla de tiempos, en 1h37:23, mientras que al brasileño de Toyota, segundo, le saca 1h21:34, una renta que le permite afrontar con relativa tranquilidad las jornadas que restan, incluso el maratón del ‘Empty Quarter’.
Branch gana en motos

El botsuano Ross Branch (Hero) triunfó en el primer contacto con el ‘Empty Quarter’, en el que el argentino Kevin Benavides (KTM), que aún no ha estrenado su casillero de victorias en la actual edición del Dakar, se hizo con el liderato de la general de motos en detrimento del estadounidense Skyler Howes (Husqvarna).

Es la segunda victoria de etapa para el piloto de Hero en este Dakar y la tercera de su marca, el fabricante indio Hero, en todas sus participaciones en el raid.

La décima etapa contó con la especial más corta del Dakar 2023, solo 114 kilómetros, aunque con otros 510 de enlace, entre Haradh y Shaybah, como introducción a lo que espera a los pilotos en la maratón de dos días en el ‘Empty Quarter’ (cuadrante vacío), el desierto de Rub al-Jali, en el que tuvieron una primera incursión.

El argentino Luciano Benavides (Husqvarna), tras convertirse en el primero en repetir victoria de etapa en la actual edición del Dakar, abrió pista en una cronometrada pasada por arena y obtuvo el máximo de bonificación por la misión correr sin referencias por delante, dos minutos.

Otra Husqvarna, la del sudafricano Michael Docherty, que compite en Rally2, el segundo nivel en motos, marcó el mejor tiempo en el primer punto de control, el del kilómetro 29, con siete segundos de ventaja sobre el francés Adrien van Beveren (Honda) y doce respecto al mayor de los Benavides, Kevin (KTM).

El valenciano Tosha Schareina, que subió hasta la cuarta posición en la etapa del martes tras habérsele ajustado el tiempo por parar a ayudar a Joan Barreda (Honda), rodó tras el trío que abría etapa y solo cedía 1:09 en ese ‘waypoint’.

A mitad de especial, en el kilómetro 60, Van Beveren mejoró el tiempo de Docherty en once segundos y aventajaba en veintiuno a Kevin Benavides. A menos de un minuto del de Honda se encontraban también el botsuano Ross Branch (Hero) y el chileno Pablo Quintanilla (Honda).

En el último punto intermedio (km.84), el argentino le recortó once segundos al francés, que seguía al frente, pero con solo un segundo sobre Branch. Docherty pasaba cuarto a tres segundos del sudamericano.

En ese momento, el mayor de los Benavides, ganador del Dakar 2021 lideraba la general de la categoría por un segundo respecto a Skyler Howes, un primer puesto que confirmó al final de la etapa, donde le metió 6:38 al de Husqvarna, al que ahora le saca 1:29 en la clasificación. El australiano Toby Price (KTM), que cedió 7:16 respecto al argentino, es tercero a 2:10.

Schareina mejoró el tiempo de Price y Howes en meta, a 7:18 del ganador de la etapa, Ross Branch, quien batió en 21 segundos el crono de Van Beveren, bajó en medio minuto el de Docherty y en un minuto exacto, el de Kevin Benavides, el nuevo líder.

También podría interesarte
Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More