Sébastien Ogier: «Siempre me enorgullece decir que invertí 20 euros para participar en esta prueba y eso me ha llevado hasta donde estoy hoy»

Veinte euros. Eso fue lo que le costó a Sébastien Ogier iniciar una brillante carrera en los rallyes que, hasta la fecha, le ha generado siete títulos mundiales de pilotos.

Ogier formaba parte de una legión de jóvenes deseosos de inscribirse en el programa francés de búsqueda de talentos Rallye Jeunes con la esperanza de demostrarse a sí mismo, y a otros, que tenía la capacidad de labrarse un futuro en el Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA.

Ese proceso comenzó con una evaluación inicial de pilotaje.

«Siempre me enorgullece decir que invertí 20 euros para participar en esta prueba y eso me ha llevado hasta donde estoy hoy, así que definitivamente es la mejor inversión», dice Ogier a Becs Williams en una fascinante entrevista para el último podcast de WRC Backstories.

Al crecer en un pequeño pueblo cerca de Gap, Ogier se unió a los lugareños para ver el Rallye de Montecarlo cuando pasaba cerca de su casa cada año. Esto despertó su pasión por los rallies, pero fue ver a su tío competir lo que primero llamó la atención de Ogier cuando era un niño.

«Tenía un tío que competía en autocross en Francia y yo le seguía de pequeño. Mis padres me contaron que estuve allí la primera vez cuando tenía tres meses con un buggy. La pasión por este deporte llegó aquí», añadió.

«Básicamente, de adolescente, los rallyes los veía inalcanzables porque era demasiado caro, así que el primer sueño fue tener la oportunidad de competir en algunas carreras de autocross como mi tío».

Ogier explica cómo la victoria en su debut en el FIA Junior WRC en México le dio confianza en sí mismo para progresar, cómo la salida de Volkswagen Motorsport del WRC en 2016 provocó un nuevo reto y cómo la paternidad le ha enseñado a manejar mejor sus emociones.

«Cuando empiezas una carrera como joven atleta en cualquier deporte siempre estás muy decidido y crees que sólo tu capacidad deportiva te llevará a la cima», dijo Ogier.

«Pero luego llega un día en el que te das cuenta de que al final la política también juega un papel importante en nuestro deporte y, por supuesto, en mis años de juventud no era el mejor para manejarla. Hubo algunos años en los que, sin duda, me costó un poco ser demasiado honesto y directo en mi forma de hablar, pero fue parte del aprendizaje quizás. Hoy sigo siendo muy honesto en mis respuestas todo el tiempo, pero a veces, por supuesto, he aprendido a decirlo un poco de mejor manera y un poco más correcto. Pero sigue siendo un ejercicio difícil manejar tus emociones», sentenció.

También podría interesarte
Deja una respuesta