Sergio Vallejo se encontró con más adversidades de las imaginadas

Sufrimiento, muchos sufrimientos y adversidades las que se encontró el piloto gallego Sergio Vallejo en su primera etapa del Dakar 2023.
sergiovallejof
Ayer casi casi tenemos que dormir en el desierto. Un cúmulo de circunstancias nos hicieron llegar de noche a las últimas dunas, de máximo nivel de dificultad. Primero paramos con Diego en donde se habían accidentado. Después pinchamos dos ruedas. A partir de ahí rodando con mucho cuidado, no pudimos evitar otro pinchazo.
Estuvimos algo así como una hora tratando de recuperar una de las tres pinchadas, y más o menos lo conseguimos. Cuando llegamos a las dunas más grandes, sin el auto hinchado, ya era complicado de por sí, pero los muchos coches que estaban allí con problemas, nos hicieron caer en una olla para evitar chocar con un SVS.
Para colmo, se nos rompió la marcha atrás… Así que con mucha paciencia fuimos saliendo metro a metro poniendo las planchas. Cuatro horas para andar un kilómetro.
Cuando por fin conseguimos salir de allí, no podéis imaginar lo difícil que era ver el camino sin casi luces. El camión de asistencia tampoco pudo hacer esta última parte de la etapa, así que nos las tuvimos que arreglar para llegar a la meta. Fuera de control, pero llegamos.
Si por las dunas era difícil con la rueda reparada, por el asfalto era imposible andar. Tocó esperar al camión para que nos trajese ruedas y hacer el último enlace de 200 kilómetros. Llegamos a las dos de la madrugada, pero David y los mecánicos del Astara Team consiguieron reparar todo y salimos de nuevo. A ver si no se nos complica. Toca ser pacientes y seguir aprendiendo. Como consuelo, el que Laia Sanz me haya dicho que la etapa era muy difícil, me da algo de ánimo. ¡Vamos!

También podría interesarte
Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More