Tänak: «No puedo decir que sea mi mejor actuación por pilotaje, pero sin duda es la mejor victoria que he conseguido»

La estrella de Hyundai Motorsport, Ott Tänak, ha calificado su victoria en el Secto Rallye de Finlandia como la mejor de su carrera.

Tänak llegó a Jyväskylä con sentimientos encontrados tras su problemática actuación en casa en el Rallye de Estonia el mes pasado e incluso restó importancia a sus posibilidades en la fase previa a la prueba. La presión estaba servida.

Pero el campeón del mundo de 2019 lideró desde el segundo tramo, enfrentándose a un duro desafío con los Toyota Gazoo Racing encabezado nada menos que por el líder del campeonato, Kalle Rovanperä.

No es un secreto que Tänak tuvo que trabajar más duro para este rallyes. Desde el principio, no ocultó que se sentía incómodo con su i20 N. Al final del Laukaa del viernes por la mañana, llegó a decir que le temblaban las manos.

Había que correr riesgos, y así fue. Pero, al final, Tänak cree que han merecido la pena.

«No puedo decir que sea realmente mi mejor actuación por pilotaje», dijo. «Pero sin duda es la mejor victoria que he conseguido».

«En Estonia estábamos a dos minutos. En un rallye rápido, dos minutos es un mundo. No buscábamos tener una gran actuación y, como vimos también en el shakedown, no esperaba nada grande de aquí», añadió.

«Sin esperar nada, al final ha salido bien, así que estoy bastante contento. Ha sido un fin de semana duro, en realidad un poco difícil mentalmente, pero al final lo hemos conseguido», añadió.

Tänak admitió que temía a la velocidad de los GR Yaris a medida que avanzaba el fin de semana. Terminó la primera etapa del viernes con 21 segundos de ventaja sobre el segundo clasificado, Rovanperä, pero el finlandés redujo esa diferencia a 8,4 segundos al día siguiente.

«Estaba bastante seguro de que el sábado por la mañana los tres Toyota me pasarían, pero no fue así», admitió.

«Luego, el sábado por la tarde, con las condiciones más duras, pudimos remontar bastante y Kalle seguía sin acercarse demasiado. Incluso en la última mañana seguía sin tener confianza.

«Para mí, el primer tramo del domingo era crucial, y allí apreté al máximo y conseguimos ganar algo de tiempo. Después de eso, sólo se trataba de gestionar lo que quedaba», finalizó.

También podría interesarte
Deja una respuesta