Un icono del diseño atemporal: el Audi TT cumple 25 años

– Inspirado en la Bauhaus: el vehículo conceptual presentado en 1995 comenzó a producirse en serie en 1998
– En 2006, habían salido de la línea de producción 178.765 unidades del Audi TT Coupé de primera generación
– Torsten Wenzel, diseñador de Audi que llevó el estudio a la producción en serie: “El Audi TT es una escultura en movimiento”

Veinticinco años, tres generaciones: la marca de los cuatro aros escribió la historia del diseño con el Audi TT. Desde su debut en 1998, este deportivo ha calado hondo en los aficionados de todo el mundo gracias a la diversión que promete a los conductores y a un lenguaje de diseño único. “Auto Europe” lo votó como el mejor coche nuevo del año en 1999.

A mediados de los años noventa, la berlina de lujo A8 elevó la posición de la marca Audi a un nivel superior e inició gradualmente un cambio en la denominación de los modelos: el Audi 80 se convirtió en el Audi A4, y el Audi 100 pasó a llamarse Audi A6. Presentado en 1994, el Audi A4 fue el primer modelo que adoptó el nuevo lenguaje de diseño de Audi. Le siguió el compacto premium Audi A3, lanzado en 1996, y la segunda generación del Audi A6, presentada en 1997.

En el curso del proceso de añadir más emoción a la marca a través de un diseño fresco y progresista, el diseñador estadounidense Freeman Thomas, a las órdenes del entonces Jefe de Diseño Peter Schreyer, creó el Audi TT Coupé, un deportivo en su estado más puro. Audi presentó el estudio conceptual en el Salón del Automóvil de Frankfurt en septiembre de 1995. El nombre “TT” hace referencia al legendario Tourist Trophy de la Isla de Man, una de las pruebas automovilísticas más antiguas del mundo y en la que NSU y DKW lograron grandes éxitos con sus motocicletas. La denominación también recuerda al deportivo NSU TT de los años sesenta. El deliberado distanciamiento de la nomenclatura habitual para el Audi TT Coupé subraya la novedad del modelo.

Torsten Wenzel: “En el Audi TT, cada forma tiene una función clara”

La decisión de fabricar en serie el Audi TT Coupé se tomó en diciembre de 1995. Torsten Wenzel, el diseñador de exteriores de Audi que ayudó a llevar el estudio de diseño a la producción en serie, lo recuerda así: “Para nosotros, el mayor elogio fue cuando la prensa especializada destacó que no habían cambiado muchas cosas del modelo conceptual al de serie; aunque, por supuesto, tuvimos que adaptar muchos detalles debido a las especificaciones técnicas de la versión de producción, incluidas las proporciones”. Lo más notable fue la integración de una ventanilla lateral trasera, que alargó el perfil del coche y aumentó el dinamismo del deportivo. Para Wenzel, el Audi TT sigue siendo “una escultura en movimiento, con superficies y líneas de máxima calidad”. La carrocería del Audi TT parece estar hecha de una sola pieza, y el frontal sin los tradicionales voladizos del parachoques acentúa su forma distintiva.

Otro elemento de diseño contribuye a la inconfundible silueta del Audi TT Coupé: el círculo, “la forma gráfica perfecta”, como lo describe Wenzel. Numerosos elementos circulares se repiten en el diseño exterior e interior del deportivo. Inspirado en la Bauhaus, cada línea del Audi TT tiene un propósito, y cada forma una función. “En Audi Design siempre seguimos la filosofía de ‘menos es más’. Sacar a relucir el carácter único del Audi TT Coupé reduciéndolo a lo esencial fue una tarea muy desafiante y especial para nosotros, los diseñadores”.

Dos aniversarios en un año: Audi Hungría lo celebra junto al Audi TT

La producción en serie del Audi TT se inició en 1998. Un año más tarde, Audi lanzó el TT Roadster. Al igual que el show car y el Audi A3 presentados en 1996, el modelo deportivo se basaba en la plataforma de motor transversal del VW Golf IV. Desde el principio, el TT fue producido en Hungría por Audi Hungaria Motor Kft. Las carrocerías pintadas del TT se transportaban por ferrocarril de un día para otro desde Ingolstadt a Győr, donde tenía lugar el ensamblaje final. Este método de producción cruzada entre Ingolstadt y Győr era único en la industria automovilística de la época. Audi Hungría, filial al 100% de AUDI AG, también celebra su 30 aniversario en 2023. Fundada en febrero de 1993, originalmente sólo como planta de fabricación de motores, Audi Hungría se hizo cargo del montaje del Audi TT en 1998, en cooperación con la planta de Ingolstadt. En 2013 la empresa evolucionó hasta convertirse en una fábrica de automóviles. Desde su fundación, Audi Hungría ha fabricado más de 43 millones de motores y casi dos millones de vehículos.

La gama de motores del Audi TT de primera generación era amplia y, naturalmente, siempre deportiva. El TT de primera generación, por ejemplo, equipaba motores turbo de cuatro cilindros con potencias de entre 150 y 225 CV y una unidad V6 con 250 CV. Lo más destacado de la gama de motores fue el cuatro cilindros del Audi TT quattro Sport, que alcanzó los 240 CV y del que se entregaron 1.168 unidades. Los clientes del TT de primera generación tenían muchas opciones a la hora de elegir un equipamiento especial. Además de colores exclusivos como el Naranja Papaya o el Azul Nogaro, se podía equipar el TT con accesorios especiales montados en fábrica. Por ejemplo, el diseño de “guante de béisbol” para los asientos de cuero del Audi TT Roadster, que originalmente llamaba la atención en el vehículo conceptual, pasó a la producción en serie. A lo largo de ocho años de producción, 178.765 unidades del Audi TT Coupé de primera generación (Tipo 8N) salieron de la línea de producción hasta mediados de 2006. Entre 1999 y 2006 se fabricaron 90.733 unidades del Audi TT Roadster.

La gama TT se amplía para incluir versiones RS en la segunda generación

En las dos generaciones siguientes los diseñadores mantuvieron la “reducción a lo esencial” como filosofía de diseño dominante, lo que se hace evidente, por ejemplo, en la apariencia minimalista del exterior y en el elegante interior orientado al conductor. La forma redonda y el motivo circular siguieron siendo rasgos característicos de la gama TT y constituyeron elementos unificadores en el diseño exterior e interior. Por ejemplo, en el tapón de aluminio del depósito de combustible, las salidas redondas de los aireadores del sistema de climatización, el marco embellecedor del cambio y el característico pomo de la palanca de cambios.

El TT de segunda generación se lanzó en 2006 en su versión con carrocería Coupé y en 2007 el Roadster, basados en la plataforma del Audi A3 de segunda generación. Por primera vez se utilizaron amortiguadores adaptativos con el sistema Audi magnetic ride. Disponible como opción, esta tecnología adapta continuamente los amortiguadores al perfil de la carretera y al estilo individual del conductor. En 2008 se lanzó el modelo deportivo TTS, equipado con un motor turbo de 2 litros y 272 CV, al que siguió un año más tarde el TT RS, con un motor turbo de cinco cilindros y 2,5 litros que alcanzaba una potencia de 340 CV y llegaba a los 360 CV en el Audi TT RS plus. En 2008, la marca de los cuatro aros lanzó el TT 2.0 TDI quattro, el primer deportivo del mundo de producción en serie con motor diésel.

La tercera generación del Audi TT se presentó en 2014 y, una vez más, Audi aprovechó para reducir su peso. El TT Coupé, con motor 2.0 TFSI y cambio manual, pesaba sólo 1.230 kilogramos, hasta 50 kilogramos menos que la generación anterior. Para los nuevos TT y TT RS los diseñadores reinterpretaron las inconfundibles líneas del TT original de 1998, enriqueciéndolas con numerosas facetas dinámicas, mientras que la tapa redonda del depósito de combustible con las típicas letras TT se mantuvo fiel a través de las generaciones. En su vista de perfil, muchos detalles también recordaban deliberadamente al diseño de la primera generación.

Desde un punto de vista técnico, el TT de tercera generación ofreció varias innovaciones. Por ejemplo, este modelo marcó el debut del Audi virtual cockpit, un cuadro de instrumentos completamente digital con pantallas versátiles y muy detalladas, que sustituyó a los indicadores analógicos y al monitor MMI. En 2016 comenzó una nueva era para la tecnología de iluminación del automóvil con el TT RS: Audi utilizó por primera vez LED orgánicos, conocidos como tecnología OLED. La gama de motores también es impresionante: el modelo superior fue inicialmente el Audi TTS con un 2 litros turbo de 310 CV, seguido en 2016 por el TT RS, equipado con el motor turbo de cinco cilindros y 2,5 litros, una de las unidades más emocionales que ofrece la marca de los cuatro aros. Con sus 400 CV, este motor presume de un sonido deportivo inequívoco y, además, fue elegido “Motor Internacional del Año” nueve veces consecutivas. Con el modelo especial Audi TT RS Coupé iconic edition, que se presenta en color Gris Nardo y está limitado a 100 unidades, Audi reúne los aspectos más destacados del diseño y la tecnología de un cuarto de siglo del Audi TT para celebrar este 30 aniversario.

También podría interesarte
Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More