Yohan Rossel: «Con el nuevo Škoda tendremos que trabajar aún más duro para el próximo año»

Yohan Rossel está ansioso por seguir desarrollando su Citroën C3 Rally2 mientras el francés se prepara para otro asalto al título de WRC2 en 2023.

La temporada 2022 fue la primera de Rossel en la categoría principal de apoyo del Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA. Subió a la serie después de ganar el campeonato WRC3 en 2021.

Inmediatamente demostró su velocidad al conseguir sendas victorias consecutivas en Croacia y Portugal, pero se conformó con el cuarto puesto de la general al final de la temporada después de que los accidentes de Cerdeña y Grecia mermaran su candidatura al título.

Rossel, que cuenta con el apoyo de Citroën Racing, tiene al menos ocho rallyes del WRC en su calendario para 2023. Pilotos como Sami Pajari, Erik Cais y Oliver Solberg también han confirmado sus planes de participar en el WRC2, y los tres pilotarán nuevos Fabia RS Rally2 de Škoda.

Aunque Rossel es consciente de que la nueva máquina del fabricante checo probablemente estará directamente en el ritmo, confía en sus habilidades para presentar una fuerte batalla y espera que su Citroën se beneficie de sus propios desarrollos a lo largo del año.

«Espero que podamos trabajar más en el coche la próxima temporada», dijo a la web del WRC. «Sé que todos los chicos y chicas de aquí son muy fuertes en términos de desarrollo y tenemos que seguir mejorando las cosas paso a paso», especifica.

«Ya sabemos que el C3 es un coche muy rápido y competitivo en todas las superficies, pero también entendemos, especialmente con el nuevo Škoda, que tendremos que trabajar aún más duro para el próximo año».

Igualmente clave para una campaña competitiva es la moral, y la de Rossel parece estar por las nubes en estos momentos.

El piloto de 27 años siempre ha mantenido fuertes vínculos con las marcas del Grupo Stellantis y, salvo alguna aparición puntual, ha pilotado casi exclusivamente coches Citroën y Peugeot desde el principio de su carrera.

«Me encanta este equipo», sonríe. «Llevo en este equipo, de una forma u otra, unos diez años, creo. Me han seguido casi desde el principio», añade.

«Conducir para ellos es algo especial, no sólo para mí, sino también para toda mi familia, porque mi padre tiene un taller de Peugeot. Recuerdo cuando era joven y veía a Marcus Grönhölm (con los Peugeot), así que pilotar ahora un Citroën es algo realmente interesante», continuó.

Rossel también admitió que, aunque le encantaría tener la oportunidad de subirse a un coche de Rally1 en algún momento en un futuro próximo, por ahora sus pies están firmemente plantados en el suelo.

«El plan es seguir como hasta ahora, y quizás en dos o tres años pueda estar listo para competir en el máximo nivel del WRC, ¿quién sabe? Me encantaría estar en el WRC dentro de unos años, pero ahora mismo sólo quiero disfrutar y aprovechar al máximo cada oportunidad», sentenció.

También podría interesarte
Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More