Un accidente truncó el inicio de temporada de Oriol Gómez

La Copa de España de Rallyes de Tierra arrancó este fin de semana con motivo del Rally da Auga. La prueba gallega, que de cara a esta nueva edición se desplazaba hasta la localidad de Ordes, ha puesto a prueba a deportistas y mecánicas con un itinerario realmente exigente. Una primera cita del año en la que no han ido bien las cosas para el proyecto de la Escudería Gamace Competició, que veía como Oriol Gómez y Pablo Sánchez se quedaban fuera de carrera en la segunda especial del sábado.

La nueva dupla, a los mandos de un Volkswagen Polo de ARVidal Racing, completaba sus primeros kilómetros de pruebas en la jornada del miércoles, en Galicia. Un día para trabajar en el set-up del coche y la adaptación entre piloto y copiloto, que aún no habían tenido la oportunidad de compartir coche.

Ya en la jornada del viernes, Gómez y Sánchez se midieron por primera vez a los espadas de la CERT-Rallycar durante el Shakedown, en el que los del Polo GTi R5 lograron la sexta posición entre los pilotos prioritarios.

Mismo puesto que conseguirían durante el TC de Calificación tras rebajar en 10 segundos su crono anterior, lo que les permitió escoger la octava posición en el orden de salida de cara a la primera etapa. El día se completaría con el TC X (no cronometrado) y la ceremonia de salida en las calles de Ordes, donde el equipo pudo disfrutar de un gran ambiente en la localidad gallega.

El sábado comenzaría el fuego real con los más de 100 kms cronometrados previstos en el itinerario, aunque el equipo tan sólo podría completar un cuarto. Oriol y Pablo completaron las primeras pasadas por los tramos de Ordes y Cerceda – Vilagudín, siendo este último el que les dejaría fuera de combate.

Tras completar el tramo, marcando el séptimo mejor tiempo, el equipo sufriría una salida de pista en la curva siguiente a la meta, en la que ya se había producido un accidente previo. Un golpe con el talud que se agravaría al arrollar parte de las piezas que había dejado el anterior incidente en la zona, dejando la mecánica dañada y sin posibilidad de reengancharse en la carrera.

“No ha sido la mejor forma de arrancar este nuevo proyecto. Pero tenemos que quedarnos con la parte positiva del fin de semana, y es que el equipo funciona. El reencuentro con el Polo ha ido bien y nos hemos encontrado cómodos en los test y en durante los kilómetros del rallye que pudimos completar. Y me he entendido bien con Pablo. Además hemos podido ajustar algunas cosas en el coche y los kilómetros que hemos completado esta semana nos serán muy útiles en la siguiente carrera de la copa. Ahora a pensar en Lorca y a partir de ahí ya no habrá margen para el error durante el año”, sentenció.

También podría interesarte
Deja una respuesta