Automobili Lamborghini: la fábrica y la producción cumplen 60 años

En la actualidad, Automobili Lamborghini es una empresa de renombre mundial, con más de 2.000 empleados y 9.233 coches entregados en 2022. Sin embargo, cuando Ferruccio Lamborghini fundó la empresa en 1963, empezó desde cero. A lo largo de los últimos 60 años, la sede de Lamborghini donde se siguen creando los coches icónicos ha sufrido mejoras, ampliaciones y reconfiguraciones en función de las necesidades de producción, medioambientales y tecnológicas, pero nunca ha perdido su estructura central original.

Ferruccio Lamborghini buscó una ubicación para establecer su nueva empresa y eligió el terreno para construir su nueva fábrica en Sant’Agata Bolognese, a pocos kilómetros de su ciudad natal de Cento. La construcción de la parte inicial de la fábrica, considerada una de las más modernas de su época, fue muy rápida y se terminó en sólo ocho meses, entre el otoño y el invierno de 1963. El 20 de octubre de ese mismo año, cuando Ferruccio Lamborghini invitó a la prensa a la presentación del primer automóvil de Lamborghini, el prototipo 350 GTV, en el fondo de la fotografía ya podía verse la estructura principal de la fábrica terminada.

En 1966, cuando la caja de cambios y el diferencial también empezaron a fabricarse internamente, la producción, las oficinas, las salas de pruebas y el taller de servicio se encontraban en los 12.000 m2 cubiertos de la estructura original. Había dos líneas de montaje de producción: una para los motores y las piezas mecánicas y otra para el montaje de automóviles con maquinaria auxiliar para la producción de piezas y la puesta a punto de los vehículos. Las oficinas, que abarcaban 260 metros y estaban situadas a lo largo de la fachada y en el centro, incluían el despacho del presidente y las oficinas de los departamentos técnico y de ventas. A la derecha del edificio estaban las salas de pruebas y a la izquierda el taller de atención al cliente y las salas de personal. Desde el principio, Lamborghini se centró en el uso de maquinaria tecnológicamente avanzada, combinando las habilidades artesanales de los trabajadores con la tecnología más avanzada disponible, un valor que sigue estando en el centro de la visión industrial de la empresa en la actualidad.

El 18 de octubre de 1968, Lamborghini anunció la inminente finalización de tres nuevos edificios industriales, que añadirían 3.500 m2 de superficie cubierta. Se trataba de edificios que, además de reforzar las instalaciones de producción, crearían un departamento de pruebas moderno y bien equipado. La fotografía que acompaña este comunicado de prensa se ha convertido en un icono, ya que muestra, además del departamento en construcción, un 400 GT, un Islero, un Espada y dos Miura.

La producción pasó de 67 Lamborghinis fabricados en 1965 a 425 en 1971, cayendo a 55 en 1979 debido a la crisis económica de los años setenta. La década de 1980 marcó una reanudación de la producción, que alcanzó los 470 automóviles producidos en 1987 junto con 300 motores marinos.

En 1983, Lamborghini inició por primera vez el desarrollo y la utilización de la fibra de carbono. El nuevo departamento de «Esperienza Materiali Compositi» (conocido como E.Co), se creó gracias a la llegada de conocimientos técnicos procedentes de Seattle que se desarrollaron a partir de los primeros componentes de fibra de carbono y Kevlar del Boeing 767. Se creó el primer prototipo de chasis de fibra de carbono del Countach Evoluzione: fue el primer uso de materiales compuestos por parte de Lamborghini y una primicia absoluta para un proyecto de este tipo para un automóvil de carretera.

En 1990 se adquirieron los equipos necesarios para la investigación, el desarrollo y los ensayos en el campo de los sistemas electrónicos y los nuevos materiales compuestos. También se creó un taller de pruebas y desarrollo de sistemas de control de emisiones, lo que permitió que este proceso se gestionara directamente en la empresa a partir de ese momento.

Al unirse a Audi en 1998, la velocidad de desarrollo de Lamborghini creció exponencialmente, al igual que el número de coches producidos y el número de empleados. En el año 2000, Lamborghini produjo 296 coches y empleó a 440 personas; en 2001, se completó la renovación de la sede, la primera después de muchos años, que supuso la construcción de un nuevo edificio de oficinas, un museo de dos plantas y una nueva área de investigación y desarrollo, además de la inversión en líneas de montaje y un comedor que se completaron en agosto de 2001 por un total de 155 millones de euros.

El 25 de octubre de 2002 se anunció la apertura del Lamborghini Centro Stile para finales de la primavera de 2003, con motivo del 40 aniversario de la empresa. El centro se abriría dentro de un área designada de un nuevo edificio que albergaría el servicio de atención al cliente, el centro dedicado a los automóviles clásicos Lamborghini y al sector de los motores marinos. En 2003, la empresa experimentaba un rápido crecimiento, ocupando una superficie de 100.000 m2, de los cuales 28.900 estaban cubiertos, produciendo 1.305 automóviles y con 624 empleados, 145 de los cuales trabajaban en investigación y desarrollo. En 2006, con un impresionante crecimiento del +30,4% respecto al año anterior, se produjeron 2.087 coches.

En noviembre de 2008 se iniciaron las obras de ampliación del departamento de Acabado, un área dedicada a los controles finales de los coches que salen de la cadena de montaje; en octubre se inauguró la nueva plataforma logística integrada, ahora ubicada dentro de las instalaciones de Sant’Agata Bolognese en un nuevo edificio construido al efecto. El nuevo centro logístico ocupa 11.000 m2 y garantiza espacio para 14.052 palés.

En 2011, se lanzó el nuevo Aventador LP 700-4, equipado con un innovador monocasco de fibra de carbono diseñado y fabricado íntegramente en Sant’Agata Bolognese. Para la carrocería del Aventador, fabricada al 100% en fibra de carbono, Lamborghini se decidió por la producción interna completa y puso en marcha el «CFK – Lamborghini Carbon Production», afianzando aún más el liderazgo de Lamborghini en el sector de los superdeportivos para la producción y el desarrollo de materiales compuestos, que continúa en la actualidad.

En 2011 también se inauguró el Parque Lamborghini, que hoy permite a la empresa avanzar en dos de sus proyectos más importantes en materia de sostenibilidad e investigación del impacto medioambiental local: la biomonitorización con abejas; y el estudio experimental sobre biodiversidad y captura de CO2 en el bosque de robles, realizado en colaboración con el Ayuntamiento de Sant’Agata Bolognese y las universidades de Bolonia, Bolzano y Múnich.

En 2012 se construyó un edificio completamente nuevo que alberga el desarrollo de prototipos (protoshop) y el centro de preserie: el primer edificio industrial de varias plantas de clase energética A y N-ZEB (edificio de emisiones netas cero) de Italia.

En 2015, Automobili Lamborghini inauguró sus nuevos sistemas de trigeneración y calefacción urbana, dos de los principales proyectos que llevaron a la empresa de Sant’Agata Bolognese a obtener la certificación de neutralidad de CO2 para toda la planta. El acto celebró la consecución de un objetivo clave de la estrategia de sostenibilidad medioambiental de Lamborghini, iniciada unos años antes y que continúa en la actualidad.

En 2018 llegó el tercer modelo, el Super SUV Urus, con una producción en Sant’Agata Bolognese fuertemente defendida por Stephan Winkelmann, CEO y Presidente de Automobili Lamborghini. Respaldada por un protocolo histórico con el Gobierno italiano y la región de Emilia-Romaña que apoya un renacimiento en la región de la «terra dei motori», la fábrica aumentó su superficie cubierta a 160.000 m2.

La nueva planta de producción de Sant’Agata Bolognese alberga la nueva línea de montaje dedicada íntegramente al Urus, el nuevo departamento de acabado para todos los modelos Lamborghini y el nuevo edificio de oficinas con certificación LEED Platinum: el estándar más alto del mundo para la certificación energética y medioambiental en el diseño y la construcción de edificios. También se ha construido una nueva pista de pruebas, con trece superficies diferentes especialmente para los SUV, así como un nuevo almacén logístico, una segunda central eléctrica de trigeneración y el nuevo «Energy Hub» para la producción centralizada de todos los vectores energéticos. Se desarrolló el modelo de producción «Manifattura Lamborghini», que aporta un enfoque innovador y sostenible combinando la artesanía con las tecnologías más avanzadas.

En 2019, se inauguró la planta de pintura del Urus y, desde 2020, la cadena de suministro de la carrocería es más sostenible gracias al transporte por ferrocarril en lugar de por carretera, con lo que se ha logrado una reducción de CO2 del 85%. Esta sostenibilidad no se limita únicamente a la protección del medio ambiente que nos rodea, sino que a lo largo de los años continuará el compromiso de la empresa en varios frentes con las personas y la comunidad en la que opera, como parte de su cada vez más extendida responsabilidad social.

En mayo de 2021, Stephan Winkelmann anunció el programa «Cor Tauri Management», un ambicioso plan que llevará a Lamborghini a electrificar toda la gama de productos en 2023-2024, con la introducción de un modelo totalmente eléctrico al final de la década. Se trata de pasos significativos dentro del amplio programa de descarbonización, que forma parte del enfoque integral de la empresa en su estrategia de sostenibilidad, ya que trabaja para reducir continuamente el impacto no sólo del centro de producción, sino de toda la cadena de valor.

La alargada fachada de entrada, parte de la construcción original de 1963, con el orgulloso letrero de Lamborghini en el techo, sigue siendo hoy la parte más visible de la empresa, el estandarte de una estructura que ha evolucionado a lo largo de los años pero cuyo ADN sigue siendo el mismo, siempre con la vista puesta en el futuro.

También podría interesarte
Deja una respuesta